×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
01 Octubre 2019 04:02:00
Maldita Sarita
Olvídense de Carlos Salinas, olvídense del holandés Robben, olvídense del mismísimo Luisito Rey porque la maldad tiene un nuevo nombre: Sarita.

La hija de José José se ha convertido en la nueva villana favorita de los mexicanos dado que tiene prácticamente secuestrado el cadáver de su padre; y no deja que sus otros hijos se despidan de él, se tomen una selfie junto al féretro y sigan también aprovechándose de su fama. ¡Pobrecitos!

Dado que en México nos encanta tirarnos al drama, para muchos resulta indignante que la hija no aparezca llorando y berreando mientras va cargando las principescas cenizas del cantante. Uy, y el hecho de que ni siquiera se vista de negro y que, además, aparezca maquillada y sonriente, ¡horror!, es peor que un pecado.

Los chismes de la farándula dicen que Sarita obligó a su papá a cederle los derechos de su imagen y su vida, para hacer su propia carrera como cantante. Y, además, no permite a José Joel y a Marysol, sus medios hermanos, ver al papá muerto. Sea o no sea cierta esta telenovela, la tal Sarita ya es considerada un peligro para México. Dicen que Sarita es más mala que el PRI en los años setentas; más mañosa que López Obrador en las mañaneras; más transa que un diputado panista; más conflictiva que un perredista en sus buenos tiempos; más codiciosa que cualquier dirigente del Partido Verde y más dañina que comer sandía en la cruda.

Todos hemos tenido en nuestras vidas una Sarita, esa persona maldita -hombre o mujer- que puede salir muy sonriente en la foto, sin importarle cuánto nos hace sufrir, llorar o provocarnos ganas de tomar clarasol. Maldita Sarita que te robaste al príncipe, eres peor que Manuel Bartlett cuando le robó las elecciones a Cuauhtémoc Cárdenas para darle la presidencia a Salinas de Gortari. ¿A poco no? Piénsalo: ¿quién es tu Sarita? La mía sabes bien quién eres, maldita. Y por otra parte: ¿tú de quién eres Sarita? ¡Ah, verdad!

Se quieren, no se quieren
La relación de Andrés Manuel López Obrador con los empresarios es como la de esa chava que lleva 10 años de novia y su peor es nada siempre le dice que sí se van a casar, pero no le dice cuándo.

Así están los empresarios: le dicen a AMLO que sí, que van a invertir mucho dinero para apoyar a su gobierno y reactivar la economía, ¡pero no le dicen cuándo! Y a diferencia del novio, los empresarios no es porque no quieran, sino porque no le tienen confianza al amado líder cabecita de tampón.

Una y otra vez han visto que no cumple su palabra, que se pasa la ley por donde no pasa el sol y que, para colmo, tiene sordera testicular pues nomás oye lo que se le hinchan los desos. Esa es una de las cosas que más les preocupa del Presidente: que cree que sabe todo. Y, pues, no, en realidad es bastante ignorantito, sobre todo en cuestión de economía. De ahí que no le quieren soltar la lana, porque saben que es como darle una AK-47 a un mono dentro de una cristalería. No les gusta que López Obrador prefiere pagar más caras las cosas con tal de hacerlo a su manera. Creo que eso podría ser corrupción por soberbia: gastar a lo grey el dinero de todos los mexicanos solo para demostrar que tiene la razón. Aunque no la tenga.

Ayer, de hecho, hubo una nueva reunión de los grandes empresarios de México -incluido Carlos Slim- con el Presidente para, ahora sí, echar a andar la economía. A ver si no terminan convirtiendo Palacio Nacional en un Sanborns.

¡Nos vemos el jueves!
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5