×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
10 Mayo 2019 04:00:00
Más de dos
Si alguno de ustedes coleccionó más de tres insultos contra su expareja, es porque se quedaron demasiado tiempo ahí.

Los elementos necesarios para construir un nombre peyorativo hacia el marido o la mujer están puestos sobre la mesa apenas inaugurada la relación matrimonial; la intención de construirlos, esta tarda un poco más en llegar.

Los motes iniciales, aludiendo a los defectos entonces vistos como gracia, contienen un tono limado, una letra pequeña opacada por la voz de fondo con la cual se dicen. Llamarse “chistosito”, “Kardashian”, “peque” o “pulguita” bien pudieron ser el preludio para la lista borgiana -por Borges- que bien canta Lupita D’Alessio: “payaso”, “engreído”, “enano”, “insufrible”.

Dentro de esos tres minutos, la misma canción “Ese hombre”, el varón es calificado como arrogante, necio, estúpido, egoísta, caprichoso, vanidoso, inconsciente, presumido, falso, rencoroso, lleno de celos, inseguro. No termina ahí: Deja abierta la puerta con puntos suspensivos al final de la canción.

Si el amor inicial dura no más de cuatro años, según los especialistas, una colección de insultos debería llevarse más tiempo; ahora bien, si esa edición se adelanta, se pondría en tela de juicio si existió realmente el punto de partida. Abundar en semejante cantidad de agresiones debería de llevarse mucho tiempo, pero tanto tiempo no debiera de existir para permitirlo.

Las parejas se van cambiando el nombre conforme los seres humanos cambian también; llegar a llamarse “Rata de dos patas”, y que el aludido permanezca para escucharlo, requiere de una compenetración insana.

Ya de por sí es criticable compartir la vida con alguien que merece el nombre de “perdida” o “arrastrado”, tomarse el trabajo de construirle el nombre implica una inversión importante de procesos mentales y compromisos emocionales; esto si solo se trata de un insulto a la vez.

No debería nadie permanecer en su misma rutina si ya está ideando un apodo; si acaso tiene en la colección más de dos, entonces es que se ha quedado demasiado.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65