×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
11 Noviembre 2009 05:06:37
Me invade la nostalgia
El vetusto estadio Corona destilaba un dulce sabor a balompié, aunque sus instalaciones eran inapropiadas e incómodas para los futbolistas

Aunque hoy es día de fiesta en la Comarca Lagunera, en virtud de que se inaugurará el nuevo estadio, echando a volar la sinceridad, les confesaré que me invade la nostalgia.

Qué bonito era pitar en el viejo estadio Corona. Un inmueble muy futbolero, casi siempre a las 4 de la tarde, con un calor infernal, las tribunas a reventar, con un público que quizá no sea el más conocedor desde el punto de vista futbolístico; pero sí uno de los que más apoya incondicionalmente a su equipo.

El vetusto recinto distaba mucho de ser el más bonito de México, ni el más cómodo. Con vestidores reducidos e instalaciones inapropiadas. Sin embargo, destilaba un dulce sabor a balompié, difícil encontrar en otros estadios.

No sé cuantas veces tuve el gusto de arbitrar ahí, pero sí recuerdo a una gran cantidad de brillantes futbolistas que se enfundaron en la casaca de los Guerreros: Héctor Adomaitis, Antonio Apud, Ramón Ramírez, Daniel El Travieso Guzmán, Benjamín El Maestro Galindo. Miguelito España, Jared Borgetti, Olaf Heredia, El Tato Noriega, El Pony Ruiz, por mencionar unos cuantos.

Pero como todo en la vida, lo que empieza termina y el uno de noviembre, Día de Todos los Santos, con un honroso empate ante Pumas, el legendario Corona dejó de existir. No pudieron escoger mejor rival para una digna despedida. Le correspondió a un guerrero de prosapia, Matias Vuoso, la gloria de anotar el gol del adiós.

Ahora, dando paso a la modernidad, un nuevo horizonte se asoma en el dintel de la ventana lagunera. Hoy será inaugurado el Territorio Santos Modelo, la nueva casa del dolor ajeno. Un complejo multiusos que combina la alta tecnología, el lujo y la comodidad con un centro deportivo, cultural, religioso y de espectáculos, que bien podría ser la envidia de cualquier pujante ciudad del mundo.

Otros Santos, los de Brasil, serán los padrinos del magno evento. Una pléyade de estrellas encabezadas por O rei Pelé y Joseph Blatter, presidente de Federación Internacional de Futbol Asociado, fungirán como testigos de honor.

Enhorabuena para el Santos y para esa gran afición. Aunque en Torreón estén de manteles largos, por los grandes e inolvidables momentos que ahí quedaron... me invade la nostalgia.



Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5