×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
16 Mayo 2020 04:00:00
Medicina: Profesión abnegada
Escuchar Nota
Una de las profesiones más abnegadas y menos valorada es quizás la de Medicina. Años de estudio, de preparación, de desvelos conlleva tan noble profesión que pocas veces se aprecia y reconoce a quien la ejerce.

Se suma a los estudios del futuro profesional de la Medicina, el entrenamiento que debe realizar en hospitales, lo cual equivale a tener un trato directo con pacientes y aprender de sus maestros en las diferentes áreas por las que ha de pasar antes de recibirse.

La vida del médico no es tan fácil como se pudiera imaginar. Implica una gran vocación, estar dispuesto a sacrificar muchas cosas entre ellas, sus horas de sueño y descanso durante extenuantes guardias.

Quizás el profesional de la salud se decida por ser médico general y ponerse a trabajar. Otros, habrán de continuar especializándose para alcanzar su doctorado. Cualquiera que sea su decisión, merecen respeto a su labor.

Hoy, la humanidad está enfrentando una Pandemia -de la que si bien no se sabe con certeza dónde y cómo se propagó- nos mantiene a todos con el miedo a lo desconocido, a un contagio que nos ha mantenido recluidos en casa siguiendo las instrucciones de las autoridades.

El nuevo coronavirus o Covid-19 ha venido a modificar la vida de todos. Aunque haya quien no lo quiera reconocer, así es.

Hemos observado cómo la enfermedad se ha estado propagando con gran rapidez, por lo que los hospitales se han saturado. Escenas verdaderamente dramáticas han enfrentado personal de la salud, con los médicos especialistas en la primera línea.

Ante tan dolorosa situación que la humanidad enfrenta, se encuentran arriesgando la vida -con el consabido temor al contagio, entendible porque son seres humanos- infinidad de doctores.

A ellos no los mueve el interés material de ser recompensados en algún momento, ¡por supuesto que no! Todos ellos están luchando por rescatar de la muerte a cientos, a miles de seres que en algún momento dieron positivo a Covid-19, la enfermedad que amenaza con quedarse entre nosotros, al no haber cura ni señales de encontrarla a corto plazo.

Hemos sido testigos, a la distancia, de cómo en otros países han salido a reconocer a los profesionales de la salud, y lo han hecho con cantos o aplausos.

A diferencia de México, donde se ha visto todo lo contrario. Se ha humillado, insultado y agredido de la forma más ruin a personal de la salud. El mundo quedó sorprendido con semejante actitud de algunas personas que fueron empujadas en parte por la ignorancia y también por la polarización en que se encuentra el país.

La agresión no ha sido solo verbal, sino que se llegó a tratar de lesionar su cuerpo al ser rociados con cloro.

En nuestro país, el sistema de salud se encontraba muy afectado, estamos conscientes de ello. A pesar de las limitaciones con que se pudo haber trabajado en administraciones pasadas, el personal médico siempre actuó con profesionalismo buscando el bienestar de sus pacientes.

Por eso, resulta inaceptable el comportamiento de personas que tratan de desvirtuar la actividad de los doctores, generalizando una supuesta falta de ética en la práctica privada.

La mayoría de los médicos laboran en instituciones, así como ejercen su profesión en consultorios privados. Por lo tanto, resulta un verdadero insulto tratarlos como vil mercaderes. No pocos médicos -que han sido insultados y difamados por el presidente López Obrador-, sin duda están ahí, en la línea de contagio, tratando a quienes resultaron positivos al Covid.

Doctores con gran profesionalismo, poniendo sus conocimientos al servicio de quienes lo necesitan. A pesar de las carencias en hospitales del sector salud, ellos han permanecido fieles al juramento hipocrático, actuando con ética y exponiendo su propia vida.

No es nada más señalar las carencias existentes para responsabilizar a administraciones pasadas, sino demostrar que hubo preocupación del gobierno federal y destinó recursos para habilitar los hospitales. Los doctores, así como enfermeras y personal de la salud han tenido que comprar su equipo profesional porque ni eso se les dio a tiempo.

En cambio, se contrata a médicos cubanos pagando una buena suma por sus servicios. ¿Cuánto nos va a costar a los mexicanos pagar la estancia de esos médicos en nuestro país? Porque hasta donde se sabe, es el Gobierno de Cuba el que pone el precio a la “ayuda desinteresada” que nos envía. ¡Vaya manera de disfrazar los recursos! Con mentira, difamaciones, poniendo ejemplos absurdos después de negar las expresiones en contra del gremio médico.

¿Cómo comparar a un guerrillero como el Che Guevara, a quien el presidente admira, con un verdadero doctor? Cómo se nota la falta de conocimiento y ante todo respeto por profesionales que han puesto el nombre de México muy en alto.

Dr. Carlos Canseco González, egresado de la UNAM; especializado en Alergología en la Universidad de North Western, Chicago, Illinois y en Inmunología clínica; Universidad de Pittsburg Pensilvania, EUA. Reconocido por la Organización Panamericana de la Salud como “uno de los once médicos que más contribuyeron en la rama profesional a favor de la humanidad durante el siglo XX en el continente americano”. En 1982 colaboró con el Dr. Albert Sabin -que desarrolló la vacuna antipoliomielítica oral- en el desarrollo de una vacuna en aerosol contra el sarampión.

Propuso y llevó a cabo un programa -PolioPlus- para erradicar la poliomielitis a nivel mundial con recursos de Rotary International en colaboración con la Organización Mundial de la Salud, que se logró. Se vacunaron más de dos billones de niños. El 18 de octubre de 1990 se registró en México el último caso de polio y en América el 24 de agosto de 1991.

Dr. Ignacio Chávez Sánchez. Egresado de la UNAM. Realizó estudios de cardiología en la Universidad de París, y amplió sus conocimientos en otros centros de investigación en varios países de Europa. Fue Director del Hospital General de México. En 1944 fundó el Instituto Nacional de Cardiología. Fue rector de la UNAM. Obtuvo más de cien doctorados Honoris Causa de las principales universidades de América, Europa y Asia. Es considerado el padre de la cardiología en México, obteniendo además reconocimiento a nivel internacional.

Ambos personajes de la medicina en México dejaron un impresionante legado, así como otros más.

Hicieron muy bien en manifestarse las Asociaciones, Consejos, Colegios de médicos exigiendo se disculpara el presidente, lo cual hizo…..a su manera.

Mi reconocimiento a cada uno de los doctores que están en cada hospital entregados a la noble tarea de salvar vidas. A todos los profesionales de la salud que hoy luchan por rescatar de las garras del Covid-19 a pacientes contagiados, Dios los bendiga hoy, mañana y siempre.
Imprimir
COMENTARIOS