×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
11 Junio 2020 04:00:00
Mejor ignorantes
Escuchar Nota
Ya sabíamos que la cuarta transformación quiere concentrar el mayor poder posible en manos del Ejecutivo. Una de las maneras de hacerlo es con funcionarios ignorantes.

Muchos son los puntos cuestionables de la iniciativa del senador Ricardo Monreal de Morena para fusionar a tres de los principales reguladores autónomos y quitar toda independencia a un cuarto. La filosofía de la iniciativa, sin embargo, se entiende mejor por una disposición relativamente inocua.

Los consejeros del nuevo Instituto Nacional de Mercados y Competencia para el Bienestar (Inmecob) no tendrían que someterse a “exámenes de conocimientos”. ¿Qué razones podría haber para tener reguladores ignorantes sobre los temas que deben regir? Una es evitar las vergonzosas exhibiciones públicas de los candidatos de la 4T, pero la iniciativa afirma además que eliminar los exámenes es una forma de “evitar la formación endogámica”, “incorporar visiones externas” y “evitar un sesgo a favor de una formación exclusiva tecnocrática”.

Cuando la gente sabe de un tema no acepta tan fácilmente las instrucciones de arriba. Por eso queremos una junta de Gobierno del Banco de México que entienda de economía, unos funcionarios de salud que comprendan la medicina y la epidemiología, y un titular del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático que esté versado en temas ambientales. No será el caso, sin embargo, del nuevo Inmecob. La 4T quiere consejeros ignorantes.

El propio Presidente ha afirmado que prefiere tener funcionarios con 90% de honestidad y 10% de conocimiento: “Hay quienes tienen mucha experiencia, están graduados hasta en universidades del extranjero, tienen hasta doctorados, pero son deshonestos, y a nosotros lo que más nos importa es la
honestidad”.

Vimos un ejemplo en el caso de José Ángel Carrizales López, un joven propuesto cinco veces por el Mandatario para ser comisionado de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), rechazado las cinco por el Senado debido a su falta de preparación. López Obrador finalmente lo impuso como titular de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente.

La iniciativa de Monreal para cambiar los artículos 27 y 28 de la Constitución busca concentrar más poder en manos del Ejecutivo. El Instituto Federal de Telecomunicaciones, la Comisión Federal de Competencia y la CRE desaparecerían y sus funciones serían transferidas al nuevo Inmecob. Las facultades de la CRE en materia de hidrocarburos pasarían a la Comisión Nacional de Hidrocarburos, pero solo para que el Ejecutivo “continúe ejerciendo sus facultades de regulación técnica y económica en materia de hidrocarburos” por conducto de esta última institución.

Siempre es más fácil que un Presidente dé órdenes ideológicas a un ignorante que a alguien preparado. La CRE ya está dominada por gente sin preparación, pero leal al Presidente, y ha dejado de comportarse con autonomía. El propósito fundamental de la nueva reforma de Monreal es avanzar en este camino.

Para que el Presidente tenga un control total, empero, necesita consejeros ignorantes. Quitarles un examen de conocimientos que no podrían aprobar les evita la vergüenza de ser exhibidos públicamente, pero en el fondo el propósito es más sencillo y perverso: Monreal busca impulsar una mayor concentración de las decisiones de competencia económica, telecomunicaciones y energía en el Presidente, como en los tiempos del viejo PRI.

Ensarapados

“Yo hasta me divierto dando a conocer esto”, afirma el Presidente sobre el supuesto Bloque Opositor Amplio, “porque se tapan tanto, se ensarapan tanto, que piensan que nadie lo va a saber”. López Obrador sabe que la oposición está muy dividida, pero necesita un villano imaginario, como la mafia del poder o el PRIAN, para confrontarlo en su campaña política del 2021.
Imprimir
COMENTARIOS