0 1 2 3
×
4
Mónica Ceballos
Mónica Ceballos
ver +
Mónica Ceballos Angulo (6 de marzo de 1973, Guamúchil, Sinaloa) Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con Maestría en Administración y diplomada en Periodismo por el ITESM Campus Monterrey. Se ha desempeñado en las áreas de Relaciones Públicas, Comunicación Organizacional y Periodismo especializado. Su mayor pasión es la defensa y difusión de los valores familiares y femeninos en aras de lograr que cada miembro en la sociedad sea reconocido por su esfuerzo y dedicación.

" Comentar Imprimir
03 Octubre 2011 03:00:57
Mentiras que llenan de deudas
Escuchar Nota
Éste título me llamó mucho la atención, se encuentra en la “Revista del Consumidor” que edita la Profeco, se refiere a un artículo en el que busca hacer conciencia en las personas sobre las formas tan simples en las que caemos en deudas, una de las más comunes, mintiéndonos a nosotros mismos.

Existen muchas razones para convencernos de que “debemos” hacer una compra, algunas también pueden ser inventadas, lo cierto es que hay cientos de personas que contraen más deudas de las que pueden pagar, de hecho, muchas lo consideran ya un estilo de vida, no saben lo que es vivir sin deber algo. Y lo que es peor es que caen en una costumbre que a la larga puede acarrear más daño que el aparente y superfluo beneficio de una compra realizada.

Por ello, la dependencia mencionada pide a los consumidores que le echen un poco de “coco” a lo que compran y que, aquellos que podrían catalogarse como “compradores compulsivos”, acepten que en muchas ocasiones las cosas que adquieren ni siquiera las van a usar y sí afectarán su estabilidad económica.

1. Creer que algo lo salvará de la deuda: Pasa cuando adquiere una deuda que sabe que no podrá pagar fácilmente. Quizá tiene la secreta y escondida esperanza que algo sacará la deuda adelante, ya sea una herencia, un trabajo que pague con muchos ceros a la derecha o una pareja millonaria. Acéptelo, eso sólo ocurre en los cuentos de hadas.

2. El  síndrome Robin Hood: Adquirir bienes de forma deshonesta es una vía para  fomentar la corrupción, aún si es algo que beneficiará a muchos de primera instancia.

3. A la gente buena se le perdonan las deudas: A pesar de los cuentos, cuando adquiere un compromiso crediticio, el acreedor espera que la deuda sea saldada, no importa lo decente o bueno que sea.  Una deuda es una deuda y lo seguirá aunque sea la persona más bondadosa del mundo.

4. Compra, compra, que la vida es corta: Es cierto que la generosidad es una gran virtud, pero hay que tener mucho cuidado antes que se convierta en despilfarro. Si bien es cierto que hay que darse pequeños lujos, también es importante prever oportunidades o contratiempos que pudieran presentarse a futuro.

5. Si desea ser aceptado, endéudese: Aunque la creencia popular diga que como te ven, te tratan, debe tener cuidado de cuan al pie de la letra lo sigue. ¿Está utilizando el crédito para comprar ropa o un coche fuera de sus posibilidades?

No viva fuera del presupuesto.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22