×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
30 Julio 2019 04:00:00
México en disputa
Fue a mediados de los años 70 cuando la economía global se dividía en dos bloques: el socialismo “democrático” herencia del experimento soviético y el neoliberalismo recién apostado en las economías nacionales y que daba libre albedrío a los mercados.

El capital venció y fue así que Margaret Thatcher y Ronald Reagan festejaban el triunfo de la nueva derecha en los años 80. El modelo de sociedad de la socialdemocracia había perdido espacios debido a los conflictos de inflación económica y la subida del precio del petróleo. El modelo económico Keynesiano sucumbía así ante el “fundamentalismo del mercado”.

En México, con Miguel de la Madrid entrábamos a esta nueva etapa de salvajismo y especulación de mercado que llegaba con un nuevo proyecto frente al capitalismo de estado de los anteriores gobiernos.

El poder adquisitivo de la clase trabajadora fue en detrimento con el paso de los años, la familia mexicana perdía y las grandes transnacionales y solo un pequeño puñado de personajes concentraban la riqueza.

Por otro lado, el abismo salarial y social se acrecentó más en los últimos años con los gobiernos neoliberales de extracción panista.

Resulta paradójico que en un país como México se haya apoyado a las políticas neoliberales. A pesar de haberse demostrado el fracaso del neoliberalismo, sus tentáculos siguen penetrando en los partidos políticos de todas las ideologías en nuestro país.

Desde la crisis del 2007 surgen nuevas oportunidades para la socialdemocracia que pudieran tener cabida en los mexicanos si promovemos una conciencia civil y una propuesta a la no desinformación en cada uno de nosotros. Es obligación de todos los ciudadanos tomar posiciones, no podemos ser extraños a lo que sucede en nuestro país.

El fundamentalismo de mercado ha sido reprobado de manera científica y objetiva con sus aspectos negativos que económica y socialmente se han arrastrado durante los últimos 20 años.

Detrás de la ilusión, estaba un modelo socialmente desigual que solo encontraba el crecimiento y la concentración en una minoría, mientras se estancaban o disminuían los ingresos en una mayoría.

Hoy pudiese ser posible que los años de zenit del Socialismo contengan algunos elementos necesarios para plantearse un nuevo modelo de crecimiento y desarrollo económico de los países, especialmente para México. Treinta años de ciclo conservador han hecho mucho daño a la sociedad actual.

Un matiz del Socialismo llamado Socialdemocracia -aunque solo sea reformista- puede ser una alternativa actual y viable, con una propuesta de creación de una sociedad cohesionada, de crecimiento compartido y de una apuesta por un futuro sostenible para México.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5