×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
20 Diciembre 2019 04:03:00
México: Nivel 2
Escuchar Nota
Por: Manuel J. Jáuregui

Justo a tiempo para los paisanos viajeros deseosos de venir a México a visitar parientes durante las fiestas navideñas, el Departamento de Estado estadunidense acaba de lanzar una alerta de viaje en la que recomienda tajantemente no viajar a cinco estados mexicanos: Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas.

Ello mientras coloca a todo México en un estado de alerta Nivel 2, esto es, “ejerzan mayor cautela” debido a un mayor riesgo de homicidio, secuestro, robo de automóvil y asalto. Al mismo tiempo recomienda a sus ciudadanos “reconsiderar” viajar a estados como Chihuahua, Durango, Coahuila, Jalisco, Nayarit, Estado de México, Morelos, Nuevo León, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas.

Debido esto, afirma el Departamento de Estado estadunidense en la alerta que difundió este martes 17 de diciembre, la más reciente, a una mayor incidencia de crimen en estas entidades.

Como podrán observar, amigos lectores, resultaría más fácil enumerar las entidades mexicanas en las que no hay mayores índices de crimen que en las que sí los hay. O sea que, respecto a la discusión interna que llevamos actualmente en México en torno a la creciente ola de inseguridad en nuestra sociedad, un observador externo, en este caso Estados Unidos, opina que sí, que en efecto, la inseguridad está creciendo en México.

De manera pues que –como consecuencia de esta alerta de nuestros principales socios comerciales–habrá que cuestionar la efectividad de las famosas reuniones de seguridad, pero sobre todo, la obligatoriedad no solo de la asistencia de los mandatarios estatales (debiendo bastar la de los secretarios de Seguridad de cada estado), sino de que estas se celebren siempre en la capital, convirtiéndolas en símbolo del centralismo, pero más que eso, por los resultados, o falta de los mismos, en símbolo insuperable de la inutilidad.

Mucho esmero y trabajo le dedicó el Gobierno federal a exhibir la inasistencia a estas juntas de varios gobernadores, haciendo parecer como si esta inasistencia fuese la causa de la ausencia de resultados del mismo Gobierno federal a nivel nacional en materia de Seguridad. Ello, cuando la verdadera causa es, y ha sido, una ausencia de una estrategia tangible, congruente, coordinada, integral, vertical, amplia, eficaz y eficiente por parte de la “Cuarta Te”, el Ejército, la Marina, la Guardia Nacional y el Poder Judicial para combatir el crimen en todas sus manifestaciones y en cada zona de México donde se presenta y trastoca el orden público.

Da la impresión de que este Gobierno se ha preocupado más en demostrar que otros gobiernos estaban equivocados con su forma de matar las moscas en sexenios pasados, y que han perdido el tiempo y no han encontrado la forma en que ellos desean matarlas en su sexenio (incluso a veces hasta parece que dudan si las quieren o no matar).

Adentrados ya en el segundo año de la Administración actual, inútil es perder el tiempo buscando a quién echarle la culpa de nuestros males, siendo un mucho más provechoso empleo del mismo echar mano de remedios probados. Lo que importa no es quién asiste a las reuniones, sino qué decisiones se toman en ellas, y más que eso, cómo se implementan estas.

Crucial, nos parece, es decidir, de una vez por todas, quién hace qué y ser consistentes. Es decir, o todos coludos o todos rabones.

No se puede –ni se debe–, por ejemplo, traer al Ejército como perro guardián, que lo sacan cuando la casa está sola y lo guardan cuando llega la visita.

Al Ejército deben darle su lugar, su respeto, reconocer su valía y si lo necesitan –como así es– para guardar la paz y el orden, díganlo sin empacho y adelante, que primero es México.

Lo que no se puede es andarse con medias tintas, bordando holán y en ratos sí y en ratos no: para pacificar al México violento de hoy se requiere echar toda la res al asador, reconociendo lo que se puede y lo que no se puede, y en lo que no se puede, pedir ayuda modesta y humildemente, que de nuevo primero es México. Hoy, mañana, en el 2020 y más allá.
Imprimir
COMENTARIOS