×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
12 Agosto 2020 04:00:00
“Mi hija volvió a nacer…”: Marcela
Escuchar Nota
El título de Primera Dama, que decidió desligarse, eliminar y renunciar la compañera de López Obrador pudo haber sido solamente en su propia convicción, o creencia, pero no pudo quitárselo para la mayoría de los mexicanos, así como el resto del mundo.

Una lucha muy particular de la compañera de AMLO, en contra de la corriente a diferencia del resto del mundo en donde todas las naciones las esposas del Ejecutivo, o jefe de Estado, ya sea presidentes de un municipio, gobierno estatal, primer ministro o rey tiene ese cargo protocolario de Primera Dama, en donde además de acompañar al presidente en funciones según el nivel de la entidad o nación a la que pertenece a diferentes eventos así como a cumbres internacionales en donde asisten las primeras damas de cada país, dicen todo lo contrario.

Pero más allá de un protocolo, o la figura de la Primera Dama en México, que el gobierno federal se desligó, no hay que olvidar que fueron ellas quienes le dieron un nacimiento y hacerse cargo de la Presidencia del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, así como la fundación del Instituto Nacional de Protección a la Infancia, siendo esta el antecedente del DIF.

Uno de los tantos argumentos de la compañera de López Obrador es que para ella no existe la jerarquía de una primea dama, para no hacer alguna diferencia entre una segunda o tercera dama en la que aparentemente al “eliminar” la figura de la primera es impartir igualdad. Aunque personalmente difiero de ello ya que es totalmente distinto cuando se maneja una agenda política en donde se ven involucrados los conyugues de manera directa o indirecta no deja de ser un cargo protocolario de mucha importancia. Pero fuera de ese entorno político en mi caso particular mi primera dama es mi esposa y la única, así que me disculparan no promover la igualdad de tener una segunda o tercera porque en definitiva sería una declaración de divorcio.

Primera Dama o no, según la óptica de cada lector; en Coahuila, somos afortunados en tener a una Presidenta Honoraria del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), Marcela Gorgón de Riquelme, que sí quiere a su gente y está orgullosa de ser coahuilense; que no le tiene miedo a representar un papel fundamental como es el tener un cargo protocolario.

Solo por mencionar su importancia hace dos años atrás se logró hacer un convenio con la Fundación Michou y Mau, en la ciudad de Galveston, Texas, para darle continuidad a los tratamientos de lesiones de quemaduras pediátricas. El DIF Coahuila absorbe los gastos de traslado, que normalmente fuera de este dinero100 por ciento de las arcas de Coahuila, asciende a más de 198 mil pesos si se pagara por fuera y la fundación corre con los gastos médicos, así como hospitalización.

Tan solo desde el primer mes de la actual Administración en enero del 2018 DIF Coahuila, en donde ha estado al frente de este convenio, la Presidenta Honoraria, Marcela Gorgón de Riquelme, realizó el traslado de cinco casos de menores de edad para el tratamiento adecuado para borrar de su piel las secuelas de quemaduras.

En marzo del presente año, una niña de 3 años de edad originaria de Torreón, quien sufrió quemaduras en el 85 por ciento de su cuerpo, y en agosto del 2020 de un niño de 6 años, 5 meses de edad quien recibió tratamiento especializado en la Fundación Michou y Mau, después de un accidente dentro de su hogar provocándole quemaduras en el 60 por ciento del cuerpo.

Al día de hoy la primera niña mencionado anteriormente originaria de Torreón, le agradece su mama la intervención a Marcela Gorgón de Riquelme en donde toda conmovida dijo: “Mi hija volvió a nacer, le salvaron la vida”.

Sin duda alguna recibir palabras como las anteriores no hay manera de expresar la alegría de la Presidenta Honoraria del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), Coahuila; pero tampoco hay precio para los coahuilenses el contar todavía con mujeres valientes y comprometidas con ese cargo protocolario o como dice la compañera de AMLO, “perteneciente al clasismo” que tanto menos precian el gobierno federal y que no siendo suficiente el desprecio federal reducen el dinero de la federación para los coahuilenses no solo al DIF estatal y municipal sino en muchos otros departamentos que realmente sí ayudan mucho y es digno de reconocerles la labor de las primeras damas estatales y municipales, porque al menos a nivel nacional no existe ésta figura porque le hicieron el “fuchi” a los mexicanos”. Es mucho mejor estar frente a la trinchera y no acobardarse peleando desde la última de ellas, como dirían por ahí “..ya pá qué..” (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018, finalista en Excelencia Periodística 2018 representando a México) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS