×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
18 Diciembre 2019 04:02:00
Migrante soy
Escuchar Nota
El 4 de diciembre del año 2000 la Organización de las Naciones Unidas aprobó que el 18 de diciembre fuera el Día Internacional del Migrante. En nuestro país, esta fecha ha tardado en consolidarse. En un principio, esta fecha pasó inadvertida, pero poco a poco un mayor número de personas se fue involucrando en la organización y celebración, desde instancias oficiales hasta grupos organizados de la sociedad civil.

Ser migrante no es un estatus fácil, el proceso migratorio implica riesgos, desafíos, duelos, incertidumbres y anhelos. Históricamente, México ha sido una nación de tránsito y refugio para muchas naciones. Sabemos que la política migratoria de México se basa en principios acordes al respecto irrestricto a los derechos humanos de los migrantes nacionales y extranjeros; hospitalidad y solidaridad, orden, seguridad, equidad entre nacionales y extranjeros, entre otros… Si tú no has migrado, lo hicieron tus padres, o tus abuelos o tus bisabuelos.

En el fondo, celebrar el Día Internacional del Migrante es un refrendo del compromiso que tenemos con una causa que nos incluye a todos porque defender los derechos de los migrantes es defender los derechos propios. Es un gesto de humanidad, de entereza, de alegría por la vida, en un planeta donde todos somos migrantes.

Hoy, tratar a los migrantes con dignidad es requisito indispensable. La migración es el asunto de nuestra época. Se trata de una lucha por la dignidad porque permite que las personas elijan salvarse a sí mismas porque les permite escoger formar parte y no aislarse.

Para el actual Gobierno, la situación de los migrantes presenta desafíos urgentes. Como país de origen, tránsito y destino, México enfrenta un flujo de personas que, de acuerdo con estimaciones de analistas e instituciones, seguirá creciendo al menos durante las próximas dos décadas.

Los extranjeros indocumentados suelen ser objeto de abusos por parte de autoridades de los tres ámbitos de Gobierno; agresiones y robos por miembros de la delincuencia organizada y por la delincuencia común, a lo que se suma el hacinamiento, el trato discriminatorio y despótico, así como las múltiples violaciones a sus derechos humanos al momento de ser localizados y trasladados a las estaciones migratorias para su expulsión. Un ejemplo reciente fue aquella migración masiva hacia nuestro país de grupos de personas que salieron con rumbo a Estados Unidos; estaban integrados principalmente por hondureños que salieron en caravana desde la ciudad de San Pedro Sula.

El Gobierno se enfrenta ante el reto de hacer efectiva la sanción a quienes violen los derechos humanos de los migrantes. Como familia de migrantes, defiendo una política de protección y respeto a sus derechos, sin importar el tipo de su condición en México.
Imprimir
COMENTARIOS