×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
21 Octubre 2018 03:10:00
Migrantes
CUENTAN QUE LA PRIMERA MISA de gallo que ofició el obispo Vera -recién llegado de Chiapas-, ante la presencia de las principales familias de Saltillo reunidas en la catedral, al llegar a la homilía comentó que recién habían llegado con él un matrimonio y su hijo recién nacido, que venían peregrinando y estaban buscando dónde pasar y cenar aquella noche.

EL OBISPO PREGUNTÓ SI ENTRE los fieles que asistían al oficio habría alguien que pudiera llevarse a su casa a aquellos peregrinos que venían de lejos, como migrantes. Se hizo el silencio y nadie respondió, por lo que Vera pidió que le trajeran a esos peregrinos para que aquellos fieles de buenas familias los conocieran. Y para sorpresa de los asistentes, esos peregrinos eran unas figuras de cerámica artesanal de la Virgen, San José y el Niño.

NO ES DE EXTRAÑAR QUE seamos reacios a aceptar a quienes vienen de fuera, a los otros, a los diferentes a nosotros, a los migrantes, a esos que a diario los vemos cuando pasan por Monclova rumbo a la frontera; a veces solos y otras en grupos o acompañados por su familia. Y que también, cada vez con mayor frecuencia, son vistos con desconfianza, rechazados, a menudo maltratados y detenidos por la policía ante nuestra indiferencia.

LOS MIGRANTES QUE VEMOS PIDIENDO algún tipo de ayuda vienen huyendo de la pobreza ocasionada por la desigualdad y la injusticia imperantes en sus países de origen. Son gente que se ha visto en la necesidad de abandonar su lugar de origen, a sus familias, sus hogares y que han decidido peregrinar en busca de mejores oportunidades.

TODAS LAS GRANDES CIVILIZACIONES SON el resultado del flujo de seres humanos que se mueven de un lugar a otro y por eso la migración es parte de la realidad que nos rodea y, aunque algunos no atraviesan grandes territorios ni fronteras, ahí están esas personas que diariamente tienen que enfrentarse a situaciones de vida o muerte, migrantes que al buscar una vida mejor son vulnerables ante las redes criminales.

A VECES MIGRAR ES UNA alternativa pero muchas veces es la única opción, porque así como se van nuestros paisanos al otro lado, también miles de centroamericano llegan con la ilusión del sueño norteamericano, aunque muchos terminan por quedarse entre nosotros. Y cuando los gringos llaman ilegales a nuestros paisanos, nos da coraje, pero así de la misma manera llamamos ilegales y despreciamos a la gente que viene del sur.

POR ESO EN ESTOS DÍAS que vemos como avanza esa caravana de miles de centroamericanos que quiere llegar a Estados Unidos, no podemos contagiarnos con la histeria racista de Trump y sus simpatizantes. Desafortunadamente nunca falta la gente racista que se opone a la solidaridad ante el drama de los migrantes, gente que además de agredirlos también agrede a los defensores de sus derechos humanos, como es el caso de la Casa del Migrante de Saltillo, que desde 2008 a la fecha ha interpuesto 35 denuncias antes las autoridades y no ha pasado absolutamente nada.

ILÍCITOS COMO EL ROBO DE información y de artículos diversos, declaraciones de desprestigio, intimidación, incursiones de sujetos desconocidos, amenazas de muerte, vigilancia y lesiones, entre otros, son ejemplos de las situaciones sufridas por los defensores de los derechos humanos de los migrantes que han sido registradas y se han hecho del conocimiento de las autoridades de Coahuila, sin haber obtenido hasta el momento ningún tipo de respuesta.

NO SE NOS PUEDE OLVIDAR que migrantes somos todos aquellos que vivimos en Monclova y que venimos de fuera en búsqueda de un horizonte mejor, desde Pape hasta Ancira, así como una gran lista de personas que han aportado y siguen aportando su mejor esfuerzo, que aquí han formado una familia y que seguramente sus restos algún día aquí descansarán. Y migrantes también son los jóvenes monclovenses que se van a otros sitios en busca de mejores oportunidades. Por eso, ser solidario con los migrantes en su peregrinar es un deber de quienes se precien ser gente de bien, y más aún, de quienes hemos sido migrantes.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5