×
Carlos Ramírez
Carlos Ramírez
ver +
Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país.

" Comentar Imprimir
21 Febrero 2019 04:00:00
Militares en seguridad, pasivo de PAN y PRI-Osorio Chong
El inicio del modelo de participación de fuerzas armadas regulares y operativas en asuntos de seguridad pública para perseguir delincuentes y deshacer cárteles comenzó el 11 de diciembre de 2006 en Michoacán. Y si la orden fue dada por el presidente Felipe Calderón invocando facultades constitucionales de “seguridad interior”, la petición de militarizar la seguridad pública fue del gobernador perredista Lázaro Cárdenas Batel.

A un mes de iniciado el gobierno del presidente Peña Nieto, el nuevo secretario de Gobernación, Osorio Chong, disolvió la Secretaría de Seguridad Pública y subordinó toda la estructura de seguridad en la Secretaría de Gobernación, con el argumento de que la seguridad era en esencia política y poder.

El eje de las dos gestiones presidenciales y sus estrategias de seguridad fue la militarización de la seguridad pública, sin ofrecer ninguna reorganización, profesionalización policiaca o plazos de terminación de ese apoyo castrense. Inclusive, Calderón, apoyado por el PAN como partido, aprobó en agosto de 2008 un Acuerdo de Seguridad y Justicia que estableció metas precisas en tiempo para profesionalizar policías estatales y nacionales, mejorar ministerio publico y limpiar cárceles, pero ninguna se cumplió.

Los militares en labores de apoyo a la seguridad pública, por tanto, fueron decisiones civiles del PRI y del PAN, con el compromiso de mejorar las estructuras de seguridad e impartición de justicia. En el sexenio de Calderón-PAN se registraron 133 mil 939 homicidios dolosos y en el gobierno de Peña Nieto-PRI-Osorio se contabilizaron 228 mil 932 homicidios criminales, un total de 362 mil 871.

Hoy en el Senado se decidirá si el PAN que apoyó a Calderón y el PRI que avaló a Peña Nieto cada una en estrategias de seguridad basadas en la participación de militares de tropa operativa tendrán la honestidad política de hacer una evaluación de sus errores y a partir de ahí posicionar su voto sobre la Guardia Nacional. El rechazo del PRI y del PAN a la Guardia y la participación temporal --ahora sí-- de las fuerzas armadas en seguridad reconocerán el papel de militares y marinos o le darán una bofetada final a su repudio --ahora también sí-- a la militarización de la seguridad pública que sostuvo sus respectivos gobiernos panista y priísta.

En lugar de construir un puente de plata para la finalización de la participación de tropa operativa en seguridad y de abrir bien las puertas al ingreso a la Guardia de policías militares y navales que no están preparados para la guerra sino para vigilar que los soldados cumplan con las leyes constitucionales y militares, el PAN y el PRI podrían ofender a los militares con su voto en contra de la Guardia, cuando sus sexenios 2006-2012 y 2012-2018 fueron sostenidos por la participación sin reparos de militares a los fracasados y fallidos cuerpos civiles de seguridad pública.

Si la militarización de la seguridad fue responsabilidad del PRI y el PAN, hoy jueves 20 las bancadas del PAN y del PRI en el Senado estarían obligadas, de manera moral y política, a aceptar su propio fracaso en seguridad, analizar las razones de su ineficacia y sacar del debate el tema de la militarización porque los resultados negativos no fueron de policías y tropas, sino de funcionarios responsables de las tácticas, estrategias y políticas de seguridad. Sólo con esa autocrítica podría entenderse su voto sobre la Guardia.

La participación de militares en seguridad pública fue decisión de los presidentes Calderón y Peña Nieto y los apoyos de sus partidos y ninguno de los dos hizo esfuerzos reales para darles un marco jurídico. Al final de su sexenio y sin fuerza institucional, Peña Nieto promovió una ley de seguridad interior que pareció redactada sólo para abrir el debate y ser condenada a la anulación en la Suprema Corte. Hoy el PAN y el PRI aparecen sin memoria política ni responsabilidad de funciones. Y quieren perder la oportunidad para fijar un relevo institucional de las fuerzas armadas en seguridad con un plazo sensato para su retiro y sustituir tropas de combate regular por policías militares y navales.

El voto negativo del PAN y del PRI a la Guardia no será un ajuste de cuentas contra la apabullante mayoría de López Obrador, sino un voto de censura a los militares que fueron a combatir delincuentes por órdenes del PAN y del PRI y hoy son desdeñados por políticos y partidos que los metieron en ese berenjenal.

PRI, realineamiento. El debate nacional en torno a la Guardia Nacional ha tenido un efecto colateral: el reacomodo de grupos de poder. El centro de decisiones en el PRI, con miras también a su cambio de dirección, se consolidó en los gobernadores y se alejó de la bancada tricolor en el Senado: el gobernador campechano Alejandro Alito Moreno emergió con un acuerdo de gobernadores, en tanto que el ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, no pudo asumir el liderazgo. ¿Se reproduce fenómeno priísta 2006-2011 que consolidó al gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto como el poder real del PRI sin presidente de la república?

Política para dummies: La política es lo que tenemos. Y punto.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5