×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
08 Agosto 2010 04:10:58
Mintió Calderón con reforma fiscal
Durante el cabildeo que realizó en el 2009 para convencer a los legisladores federales de que aprobaran un paquete fiscal que a todas luces lastimaría la de por sí trastocada economía de los mexicanos, el principal argumento que el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa presentó fue que en el 2010 se desplomarían los ingresos federales ante la caída de las ventas de petróleo.

Fueron meses completos de bombardeo mediático, donde incluso la administración federal llegó a advertir que si la reforma no se aprobaba tal y como la presentaría la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y, en el peor de los casos, si la propuesta era rechazada por la Cámara de Diputados, la economía nacional se colapsaría, al grado de que no habría recursos para obra pública ni para programas sociales.

Calderón se salió con la suya, pues la iniciativa para elevar los impuestos y crear otros cristalizó aún con la oposición frontal de algunos, entre ellos el grupo de diputados federales coahuilenses del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Sin embargo, pasada la mitad del 2010, los ingresos petroleros siguen siendo la principal fuente de financiamiento del Gobierno mexicano y, contrario al vaticinio catastrofista de la SHCP, respecto a que el precio del citado energético estaría por los suelos, a lo largo del año no ha dejado de incrementar. Lo anterior confirma la perversidad de las autoridades federales para elevar el costo del IVA y dar entrada a otros impuestos.

Lo peor del caso es que, aun cuando tiene más recursos a raíz de elevar la carga impositiva a los mexicanos, la Federación ha decidido no invertir el recurso, y hoy mismo tiene “guardados” más de 7 mil millones de pesos, que mucho ayudarían a superar las crisis de inversión pública, el rezago educativo, la miseria en el sector rural, o bien, la creciente carga de pobreza vigentes en el país.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA: La madrugada del 22 de octubre del año pasado, la Cámara de Diputados avaló la propuesta de Ley de Ingresos con la que el Gobierno federal se regiría en el 2010. La medida encontró el rechazo de 111 diputados, 36 del PRI, entre ellos los nueve coahuilenses coordinados por Rubén Moreira; 62 del Partido de la Revolución Democrática, 10 del Partido del Trabajo y tres más de Convergencia.

Sin embargo, esto no fue suficiente para detener la embestida de una mayoría integrada por 138 legisladores del Partido Acción Nacional, 187 del PRI, 12 del Partido Verde Ecologista de México y siete de Nueva Alianza (Panal). En total, 344.

Lo que aquella noche la máxima tribuna del país aprobó fue el incremento del 15 al 16% en la tasa general del IVA (en la zona fronteriza el aumento fue del 10 al 11%) y el aumento paulatino del 28 al 30% a la tasa de Impuesto Sobre la Renta (ISR), entre el 2010 y el 2012.

Además, la aplicación del Impuesto sobre Depósitos en Efectivo (IDE), a razón del 3% a partir de 15 mil pesos mensuales. Antes de la reforma el monto exento era de 25 mil.

Otro aspecto de la nueva miscelánea fiscal es el gravamen del 3% en la tasa del Impuesto Especial a la Producción y Servicios (IEPS) sobre los servicios de telecomunicaciones, excepto a servicios de telefonía rural e Internet.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA: De acuerdo con el informe “Situación Económica, las Finanzas y la Deuda Pública” que la Secretaría de Hacienda presentó al cierre de la primera mitad del año, en ese periodo sus ingresos fueron mayores en 4 mil 654 millones de pesos, equivalentes a un 0.3% más de lo previsto. A ello corresponde que los ingresos petroleros fueron superiores a lo programado en 16 mil 442 millones de pesos.

La explicación que la dependencia da respecto al crecimiento del 9.5% de los ingresos petroleros, es el aumento de 69.2% en el precio del petróleo crudo de exportación, con lo cual se viene abajo el amago del Gobierno federal en torno a que la nueva carga fiscal sería la tabla de salvación para el país, ante la caída de los ingresos petroleros en el 2010, lo cual, como las propias cifras federales lo evidencian, no ha ocurrido.

Además, al pretender llenar su vacío presupuestal elevando la carga fiscal a los ciudadanos y las empresas, la expectativa de recaudación que la SHCP fijó para el periodo enero-junio del presente año no se ha cumplido ante el aumento de la evasión fiscal.

Por ejemplo, la SHCP esperaba recibir 687 mil 795.5 millones de pesos por ingresos tributarios, cuando en realidad la recaudación fue inferior en más de 4 mil 500 millones. En este mismo sentido, el fracaso en la recaudación al haberse elevado las tasas del ISR, IETU e IDE se refleja en los números, pues el Gobierno federal esperaba recibir más de 379 mil millones, y, en cambio, los ingresos apenas han superado los 363 mil millones de pesos por esos conceptos.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS: No obstante al fracaso que se refleja en la recaudación federal por las nuevas tasas en los principales impuestos, los ingresos del gobierno de Felipe Calderón han ido al alza en buena medida, como ya se dijo, por los ingresos petroleros.

Pero no obstante que la Federación tiene recursos suficientes para invertir en infraestructura y combatir la marginación social, Calderón tiene guardados más de 7 mil 224 millones de pesos que mantienen a los estados y municipios del país en esquemas asfixiantes de subejercicio presupuestal.

Por citar un dato: entre enero y junio de 2010 los ingresos del Gobierno federal sumaron 1 billón 35 mil 66 millones de pesos, cifra superior en 4.9% a la captación que hubo en el mismo periodo del 2009; sin embargo, los recursos enviados a los gobiernos estatales y municipales han sido inferiores en un 2.6% respecto al mismo periodo del año pasado.

Como si los problemas de pobreza no fueran importantes en el país, la Federación no ha ejercido 153 mil 341 millones de pesos que tiene disponibles para contrarrestar los efectos de la escasez a la que a diario se enfrentan millones de mexicanos.

Aunado a ello, en los primeros seis meses del año la Federación se negó a enviar 102 mil 317.1 millones de pesos a los gobiernos estatales, como parte de participaciones programadas.

En este sentido, el Congreso de Coahuila pidió al Gobierno federal terminar con el subejercicio presupuestal que afecta a la entidad con más de mil 608 millones de pesos, que en este momento se deberían estar aplicando en diferentes obras, y que sin explicación de por medio la SCHP no los ha liberado.

De acuerdo con el diputado priísta Enrique Martínez, el recurso no ejercido por el Gobierno federal permitiría mejorar la infraestructura carretera de sectores del estado que resultaron afectados por el huracán “Alex”, y en concreto se refirió a los proyectos de las carreteras El Sauz-Palaú, Piedras Negras-Acuña, Viesca-Bajío de Ahuichila y Viesca-Parras.

Resulta lamentable que el Gobierno federal retenga el dinero a Coahuila, no obstante que las autoridades estatales cumplen los requisitos para recibir el recurso.

Por ejemplo, en febrero anterior el Gobierno estatal entregó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) los proyectos de inversión en infraestructura carretera y los documentos técnicos correspondientes, y ese mismo mes la dependencia remitió la solicitud de registro de los proyectos ante la SHCP.

Luego, entre el 25 de marzo y el 14 de abril, la SCT hizo observaciones en los 15 proyectos que Coahuila presentó para rehabilitar caminos rurales, y no obstante que las inconsistencias se solventaron, el dinero sigue sin llegar a la entidad.

La única explicación que el Legislativo de Coahuila encuentra al respecto, es que al momento de atender las obligaciones que tienen frente al estado, diferentes instancias del Gobierno federal actúan con base en intereses y revanchismos partidistas.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5