×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
16 Febrero 2020 04:00:00
Mis padres siempre dijeron que su casa era para mí, pero no dejaron nada escrito
Escuchar Nota
Nicanor Moyeda Frías


Es un gusto saludarles nuevamente por este medio, recuerden que éste espacio busca crear una cercanía entre un servidor y ustedes lectores, para con ello disipar las dudas que amablemente nos hacen llegar; esta ocasión nos escribe nuestra amiga Georgina, lo siguiente:

“Amigo Notario, mis padres siempre dijeron que su casa sería para mi pues soy la única hija mujer, tengo dos hermanos y ellos están de acuerdo en firmar lo que sea necesario para que la casa quede a mi nombre, y pues yo quiero saber que tengo que hacer para cumplir con el deseo de mis padres.”

Amiga Georgina, espero en las siguientes líneas dar una orientación q su situación particular.

La finalidad de las sucesiones es la transmisión de lo que fue de la titularidad del autor de la herencia (persona quien fallece), y que fuere trasmisible por causa de muerte a sus herederos o bien legatarios.

Existen dos tipos de sucesiones y esta clasificación se da en relación a su fuente:

1.- Testamentaria: Es la sucesión con origen en la voluntad expresa del particular (testamento), quien por ese medio dispone de sus bienes y obligaciones para después de su muerte.

2.- Legítima o intestamentaria: Esta sucesión tiene su origen cuando no hay testamento.

La sucesión se abre en el momento que muere el autor de la herencia y cuando se declara la presunción de muerte de un ausente.

En una sucesión intestamentaria (cuando el difunto no testó), se deberá estar a los lazos de familia, sean por parentesco consanguíneo o bien provenientes de las relaciones de pareja reconocidas por la ley, para determinar quiénes son los llamados a heredar; al no haber testamento no conocemos la voluntad del autor de la herencia de como disponer de sus bienes, y tienen derecho a heredar en el siguiente orden:

1.- Los descendientes.

2.- El cónyuge que sobrevive o quien vivía con el autor de la herencia o el compañero civil que sobreviva.

3.- Los ascendientes.

4.- Los parientes colaterales hasta el cuarto grado.

5.- A falta de las personas comprendidas en los puntos anteriores, heredará la asistencia pública del estado

Así mismo el Código Civil de nuestro Estado prevé que a la muerte de solo uno de los cónyuges heredaran los hijos por partes iguales y una parte igual el cónyuge que sobrevive.

Ahora bien, en su caso Amiga Georgina la sucesión que se tramitaría para que Usted pueda adjudicarse los bienes de sus padres sería una sucesión legítima o intestamentaria, ya que como me comenta en su correo, sus padres no dejaron “nada escrito” (murieron intestados).

Las sucesiones pueden tramitarse judicial (ante un Juez) o extrajudicialmente (ante Notario); se puede realizar ante un notario el procedimiento sucesorio siempre y cuando todos los herederos sean mayores de edad y no exista controversia alguna entre ellos.

Su situación es muy común Amiga Clara, que mientras los padres viven ellos deciden qué hacer con sus bienes pero no plasman esa disposición en un testamento, y todo está bien cuando los hermanos están de acuerdo, las complicaciones inician cuando ha muerto también un hermano, o se encuentran residiendo en otra ciudad, etc.

En su caso, y toda vez que sus hermanos estan de acuerdo, mi recomendación es acudir con el Notario de su confianza para la tramitación del procedimiento intestamentario extrajudicial, en el cual habrán de comparecer Usted y sus hermanos, y si sus hermanos están de acuerdo, Usted pueda adjudicarse la herencia.

Entre otras cosas necesarias para iniciar la tramitación extrajudical del procedimiento intestamentario son:

1.- Acta de defunción del autor de la herencia

2.- Actas de nacimiento del autor y de los posibles herederos

3.- Acta de matrimonio del autor (si estaba casado)

Agradezco la oportunidad que me dan para aclarar sus dudas, y me reitero a sus apreciables órdenes, enhorabuena Amigos!
Imprimir
COMENTARIOS