×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
24 Febrero 2019 04:06:00
Miseria
El quehacer de quienes nos gobiernan es tan errático y con tantas fisuras, que hay mucha tela de dónde cortar.

Pero hoy se propone, desde este espacio, algo distinto, una invitación a la reflexión y la autocrítica.

Decía López Obrador que la violencia, la corrupción, la precariedad que definen la existencia de millones de compatriotas es fruto de una crisis moral.

Y parece que tiene razón, que además de los problemas económicos y de inseguridad sufrimos, como pueblo, una crisis moral.

En este escenario, seguro que guiados durante décadas por el ejemplo de una clase gobernante rapaz, inepta y profundamente corrupta, pareciera que hoy somos incapaces de distinguir el bien del mal, o simplemente no nos importa.

Habría que empezar por reconocer que la corrupción, en el más amplio de sus sentidos, también se enraizó en el “pueblo bueno y sabio”, y que como sociedad somos corresponsables de que en el país el crimen, la transa y el abuso sean cosa normal y cotidiana.

La pregunta sería: ¿ahora debemos esperar que todo cambie, para bien, como por arte magia, o debemos hacer nuestra parte, empezando en nuestros hogares, en nuestro entorno?

Hay que recordar que modificar usos y costumbres, la visión que se tiene de cómo sobrevivir y avanzar en un país como el nuestro, no se da por decreto o por la voluntad de un hombre, así sea el Presidente… se da por convicción personal.

Creo que vale la pena pensar en esto.

Queda en sus manos.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5