×
Voces de la Región
Voces de la Región
ver +
Zócalo se preocupa por tener a sus lectores al tanto de la economía y cómo afecta sus finanzas, por lo que este espacio es una ventana dedicada a economistas locales para expresar sus puntos de vista sobre la economía estatal, nacional e internacional. Asimismo opinan sobre sucesos financieros e indicadores de interés general como la inflación, los precios del petróleo y la paridad peso-dólar, entre otros.

" Comentar Imprimir
25 Enero 2016 04:00:43
Mitos y confusiones sobre el tipo de cambio
Por: Guillermo Garza de la Fuente
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


A propósito del actual periodo de volatilidad en los mercados cambiarios del mundo, muchas son las dudas y muchos también los mitos que rodean al común de la población sobre la lógica y funcionamiento de los tipos de cambio. A continuación se presentan sólo tres de ellos.

1.- Devaluación vs depreciación. Cuando una moneda pierde valor (se paga un mayor número de unidades de moneda local por moneda extranjera) se dice que ésta se deprecia, al referirnos a una acción producto de las condiciones del mismo mercado (régimen cambiario flexible o flotante). En cambio, la moneda se devalúa cuando el Gobierno deliberadamente provoca que el valor de su moneda disminuya (esquema de tipo de cambio fijo).

Aunque ambos fenómenos ciertamente en última instancia son lo mismo, a final de cuentas es cuestión de tecnicismos, aunque sí resulta muy importante el uso adecuado de cada uno de estos términos.

El término correcto a utilizar hoy día con el peso es el de depreciación, puesto que desde diciembre de 1994 contamos con un tipo de cambio flexible.

El porqué todavía se utiliza el término devaluación responde básicamente a que en la mente del colectivo aún permanecen aquellos recuerdos de crisis económicas en las que el peso se colapsaba al estar en un régimen fijo, en el cual el Gobierno fijaba el valor del dólar frente al peso, y se cree erróneamente que actualmente se sigue operando de esa forma.

2.- El Gobierno es incapaz y no sabe cómo evitar la caída del peso, sino es que el mismo Gobierno la está provocando. Lamentablemente si queremos buscar culpables internamente, no los vamos a encontrar. Ni nuestro Gobierno ni los de otros varios países emergentes y desarrollados han podido hacer mucho para detener la caída de sus respectivas monedas.

El funcionamiento del mercado cambiario descansa sobre las mismas bases de cualquier otro mercado: oferta y demanda. Cuando hay escasez de dólares, ya sea por una mayor demanda de los mismos, una menor oferta, o una combinación de ambas, el peso se deprecia.

Las causas de la caída del peso obedecen más a un entorno de incertidumbre a nivel global (desaceleración de la economía china, alza en tasas de interés en EU) y en lo interno a bajos precios del crudo, en el cual los inversionistas llevan sus dólares a aquellos lugares que sienten más seguros o bien les generan un mayor rendimiento una vez descontado el riesgo.

3.- Un tipo de cambio fijo es por tanto mejor que uno flexible, puesto que evita volatilidad. Desafortunadamente la economía no es tan fácil como a veces el “sentido común” indicaría. Existe amplia y robusta evidencia teórica y empírica que demuestra las bondades de un esquema flexible. Dos de los más contundentes tienen que ver con la autonomía de la política monetaria y la capacidad para absorber choques externos.

En un tipo de cambio fijo, la política monetaria queda supeditada a mantener una tasa de interés de forma tal que fije el tipo de cambio en el valor determinado, renunciando con ello a utilizarla para propósitos de crecimiento económico.

Por otro lado, al contar con un esquema flexible, en un escenario de choque económico, la depreciación de la moneda abarata en términos relativos los productos nacionales en comparación con los extranjeros, otorgándole mayor fortaleza a la industria local y mitigando con ello el impacto del choque en términos de producción y empleo.

Economista y maestro universitario.


Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5