0 1 2 3
×
4
El Marques
El Marques
ver +
Columnista Político Puedes escribirle a: [email protected] También manda tus comentarios a: twitter @_palaciorosa

" Comentar Imprimir
01 Diciembre 2019 04:10:00
Momentos clave
Escuchar Nota
Justo concluyó su mensaje, todavía no terminaba de dejar la tribuna en el Palacio de Coss, cuando el gobernador Miguel Ángel Riquelme recibió una tarjeta informativa en donde lo pusieron al tanto de la situación en los Cinco Manantiales. No hizo ninguna expresión y se limitó a agradecer y saludar a los diputados y a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que lo acompañó.

Se despidió de la funcionaria, de los diputados, salió del edificio y se dirigió a toda prisa al hangar que el Gobierno del Estado tiene en el aeropuerto Plan de Guadalupe, de Ramos Arizpe. Ya lo esperaba el avión que lo llevó a Piedras Negras.

Fueron momentos clave: los enterados apuntan a que si Riquelme no hubiera tomado la decisión de viajar a Piedras Negras y Villa Unión, la incertidumbre y el temor de los ciudadanos habría escalado. ¡De por sí las noticias falsas y versiones encontradas estuvieron a tope! por lo pronto, otra vez reaccionaron rápido en situaciones complicadas.


Nada qué ver con Allende

Las 15 bajas confirmadas en las filas del crimen organizado y los cuatro policías caídos dan una idea del tamaño del enfrentamiento en Villa Unión, pero de acuerdo con los enterados, también refleja la capacidad de reacción del Gobierno estatal, la cual dista mucho de la de 2011 y 2012, cuando la tragedia en otro municipio de los Cinco Manantiales, Allende, cobró decenas de vidas y la desaparición masiva de 300 personas.

Esta vez las operaciones para perseguir a los delincuentes, buscar a los desaparecidos y regresar la región a la normalidad las encabezó el gobernador Riquelme, quien llegó por aire a Piedras Negras y después se trasladó por tierra directo a Villa Unión, en donde se le vio bajar de su camioneta justo frente a la recién baleada Presidencia Municipal.


Relación con el Ejército

Una vez en la zona del ataque, el Gobernador habló con los habitantes de Villa Unión, atendió a familiares de los desaparecidos y dio instrucciones para mantener la búsqueda. No llegó solo y quiso mandar mensajes claros sobre las relaciones institucionales de las que Coahuila echa mano.

Lo acompañó el general Enrique Covarrubias, comandante de la Sexta Zona Militar, y una vez ahí supo de la ayuda que vino desde la Octava Región Militar de Nuevo León, con apoyo aéreo y terrestre. De nuevo, la relación con el Ejército fue determinante.

No era para menos, y se llevó a la plana mayor del equipo de seguridad, entre ellos el fiscal general, Gerardo Márquez, y el secretario de Seguridad Pública, José Luis Pliego, a quien ordenó permanecer en Villa Unión hasta que no haya riesgo.


En primera fila

Más de uno se sorprendió al ver a dos de los asistentes al evento en el Palacio de Coss, en donde el gobernador Riquelme presentó su Segundo Informe, con el reiterado llamado a la unidad. No esperaban ver al senador Armando Guadiana Tijerina, su excontrincante en la contienda por el Gobierno, protagonista del movimiento postelectoral y ahora de la cuarta transformación.

En los pasillos del Legislativo también levantó comentarios la presencia del titular de la Diócesis de Saltillo. El obispo Raúl Vera López no es propiamente cercano a la Administración, aun cuando seguido comparten agenda, sobre todo en materia de atención a víctimas, migración y personas desaparecidas.

De hecho, Guadiana y Vera tuvieron asiento en primera fila y los enterados dan por hecho que la convocatoria fue directamente del Gobernador.


Los ex

En eventos públicos no es extraño ver, y por cierto de buen ánimo, al exgobernador Eliseo Mendoza Berrueto, y esta vez no fue la excepción, pues además conoce los corrillos del Congreso, del cual fue presidente hace dos legislaturas.

Pero en este otros dos legisladores también dijeron presente en el Palacio de Coss y acompañaron al gobernador Riquelme: el exembajador en Cuba y extitular de la Sagarpa, Enrique Martínez y Martínez, y su antecesor, el exdirector general de Pemex, Rogelio Montemayor Seguy, con todo y que ya no forma parte de las filas del tricolor.

Por cierto, en su mensaje el presidente de la Junta de Gobierno, Marcelo Torres Cofiño, se refirió, y no de manera amigable, a otros dos exgobernadores, quienes por cierto no acudieron al evento. El panista de moda dejó en claro que Humberto y Rubén Moreira se mantienen en la mira del albiazul.


Las huellas de Chuy

Y a propósito de panistas, el que enseñó el cobre y pretende lucrar con temas delicados, como la seguridad de los coahuilenses, es Jesús de León Tello, quien hace las veces de dirigente estatal del PAN. Resulta que de pronto circuló un panfleto con críticas a la estrategia de seguridad en el estado, pero el también exlegislador dejó huellas y para nadie fue difícil saber que fue el encargado de diseñar, difundir y financiar el mencionado “documento”.

A ver si de pronto no se desvelan también las huellas que llevan a las propiedades de él y de su esposa.


Viejo conocido

El poblano Francisco Ortega Luna, quien estrena insignias como general de División, este domingo empieza funciones como comandante de la 11 Región Militar. Es un militar que conoce bien el estado, pues desde diciembre de 2016 hasta finales de 2018 fue comandante de la VI Zona Militar, en Saltillo. Ortega Luna, quien en enero cumplirá 62 años, suma 43 años de servicio y está de nuevo en tierras coahuilenses.

Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22