×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
08 Septiembre 2019 04:08:00
Moreira bienes raíces
Recién salida del horno, el pasado 5 de julio acaba de constituirse la sociedad mercantil COAHOXE, S.A. de C.V., como consta en el instrumento 121, libro siete, de la notaría 74 de Saltillo, cuyo titular es Luis Ramos Escalante.

Se preguntará usted: ¿y eso qué relevancia pública tiene?

Pues que su socio mayoritario, con el 99% de las acciones, se llama Humberto Moreira Valdés. Para mayores referencias, exgobernador de Coahuila de 2005 a 2011.

La persona moral fue creada con una duración de 99 años y Moreira es el administrador único de acuerdo con el acta constitutiva en poder de quien esto escribe. Y aquí viene lo interesante: COAHOXE, S.A. de C.V. nació con el objeto social de construir y comercializar locales, plazas comerciales, operar estacionamientos públicos, convenir y asociarse con empresas y personas físicas para el desarrollo y/o comercialización de bienes raíces, y en general: adquirir, comprar, vender o alquilar terrenos, casas, departamentos, ranchos, edificios, bodegas, talleres y toda clase de inmuebles urbanos, suburbanos o rústicos, fraccionamientos, conjuntos y desarrollos inmobiliarios, ya sean habitacionales, industriales, comerciales y turísticos.

También puede participar en licitaciones públicas por cuenta propia o de terceros, y prestar servicios a otras empresas de la misma forma: por cuenta propia o de terceros, cláusulas que abren la puerta a la triangulación y el intermediarismo. Curiosamente se dedicaría, entre otras cosas, a la compraventa de chatarra y fierro viejo.

Cabe señalar que María Victoria Ibarra Banda es la otra socia (con el 1% de las acciones) y representante legal de la empresa, aunque actualmente trabaja en la Comisión Coahuilense de Conciliación y Arbitraje Médico como directora administrativa. Dicha funcionaria, en su declaración patrimonial de 2019, manifiesta no tener bienes inmuebles y sí, por el contrario, un crédito hipotecario por un millón 677 mil pesos (en 2014, en cambio, declaró ser propietaria de un terreno y una casa, aunque sin definir la ubicación de ambos).
Sin embargo ahí no acaba el asunto. En el órgano de vigilancia de COAHOXE, S.A. de C.V.
figura Desiderio Nájera Zamarrón, quien a su vez funge como “responsable del órgano interno de administración” del nuevo partido político local Juntos Podemos Construir un Futuro Mejor, cuyo presidente es Rubén Humberto Moreira Guerrero, hijo de Moreira Valdés.
Y si bien la sociedad mercantil del exgobernador de Coahuila está facultada para realizar negocios en cualquier parte del país, llama la atención que su domicilio y área de influencia sea Saltillo pues, otro exmandatario estatal, Enrique Martínez, su predecesor, es terrateniente de la misma ciudad.

Puntualizar que un negocio de bienes raíces a gran escala como el que se proyecta establecer requiere invertir capital, mucho capital, es una obviedad. Por ello resulta sui generis que quien cuenta desde 2016 con un ingreso por jubilación como profesor de 37 mil 128 pesos al mes, y quien percibe desde 2006 un salario de 36 mil 125 pesos mensuales, tengan la capacidad económica para desarrollarlo.

Cortita y al pie
Hasta aquí alguien podría cuestionar: si Humberto Moreira ya no tiene cargo político, ¿cuál es el interés periodístico al mencionarlo?

Al respecto es pertinente citar la tesis constitucional XLI/2010 que resolvió la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la cual fija el alcance de los derechos al honor, la privacidad y la intimidad en las “personas públicas o notoriamente conocidas”, quienes “deben resistir mayor nivel de injerencia en su intimidad que las personas privadas o particulares, al existir un interés legítimo por parte de la sociedad para recibir, y de los medios de comunicación para difundir, información sobre ese personaje, en aras del libre debate público”.

“De ahí que la protección a la privacidad o intimidad, e incluso al honor o reputación, es menos extensa en personas públicas porque aquellas han aceptado voluntariamente, por el hecho de situarse en la posición que ocupan, exponerse al escrutinio público y recibir, bajo estándares más estrictos, afectación a su reputación o intimidad (…) Por ende se someten al riesgo de que sus actividades o su vida privada sean objeto de mayor difusión, así como a la opinión y crítica de terceros, incluso aquella que pueda ser molesta, incómoda o hiriente”.

Mencionar la jurisprudencia de la Corte no es ocioso. Especialmente si hubiese tentación de inhibir o coartar lo aquí expresado.

La última y nos vamos
Por lo demás, Moreira llega en el peor momento al mercado inmobiliario. Para dimensionar la situación actual: en los primeros cuatro meses de 2019 la venta de vivienda nueva disminuyó 23.4% a nivel nacional, y la venta de vivienda usada cayó 12% comparada con el mismo periodo en 2018. Incluso la adjudicación de vivienda popular registró un importante descenso de 35% según cifras de la Comisión Nacional de Vivienda.

Coahuila no fue la excepción en los tres rubros. En vivienda nueva bajó 13.1%, en vivienda usada -6.9% y en vivienda popular -20.88 por ciento.

No importa el escenario. Queda claro que una década después llegó la hora de sacar el dinero del colchón a como dé lugar. Pero el punto no es ese, sino cómo llegó al colchón ese dinero.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65