×
Isabel Arvide
Isabel Arvide
ver +
Periodista, ha colaborado en los principales medios nacionales desde 1976. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1984, primera mujer en obtenerlo por opinión. Es conocida por sus comentarios políticos críticos, ha publicado novela, poesía erótica, crónica y entrevistas. Entre sus libros destacan, con más de diez ediciones vendidas, "La Decisión Presidencial" y "Asunto de Familia", ambos analizando la corrupta relación entre Manuel Camacho, Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio. En "La Guerra de los Espejos" narra el conflicto armado de Chiapas desde la visión de los cuarteles militares, editorial Océano, noviembre de 1998. Por el mismo sello editorial publicó, en 1999, "La Sucesión Milenaria" analizando el proceso electoral que llevaría a la derrota del PRI. Fue la efímera directora del diario Summa, de la empresa Televisa, hasta el primer día de diciembre de 1994, de donde salió por el encabezado: "Decepcionó el Gabinete". Hasta junio del 2000 escribió una columna política diaria para Ovaciones. A partir de esa fecha colabora en el diario Milenio, así como en el semanario del mismo nombre. Su columna diaria se publica en 15 periódicos de provincia. Visite www.isabelarvide.com

" Comentar Imprimir
30 Agosto 2008 04:00:01
Moreira fusilará a los secuestradores
Primero buscó el sustento bíblico para continuar en la defensa de la vida con su negativa al aborto, luego anunció que en Coahuila se fusilarán a los secuestradores.

Humberto Moreira anunció que encontrará la manera legal, ya está en manos de abogados expertos, para poder encabezar el pelotón de fusilamiento de quienes secuestren y maten a sus víctimas. Aseguró que el problema principal en este ámbito es el temor, que ya no es tiempo de “irnos de puntitas para no pisar callos” e insistió en que la solución es la pena de muerte.

Con esto, una vez más, el mandatario se puso a la cabeza de la lucha contra la violencia y, sobre todo, consiguió darle voz a la gran irritación ciudadana contra la impunidad con la que se comportan los criminales.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos abolió la pena de muerte hace muchos años, el renglón en que permanecía ésta dentro de los delitos cometidos por militares fue, también, borrado el sexenio pasado. Sin embargo, Moreira podría fácilmente enviar una iniciativa de ley que el Congreso local aprobase para incorporar esta figura en la Constitución local.

A continuación el problema sería del Gobierno federal que debería, forzosamente, recurrir a su abolición en la Suprema Corte, por ser “anticonstitucional”.

Y aquí es donde el precedente de la derrota del Gobierno federal, de la CNDH, sobre la constitucionalidad de la Ley de Despenalización del Aborto en el Distrito Federal sería más que interesante.

Por eso Moreira, que sabe cómo ponerle todos los cascabeles al gato en la agenda política nacional, habló de esto: “No me cabe en la cabeza cómo es posible que se apruebe el aborto, matar a un inocente, y no se apruebe la pena de muerte contra los secuestradores… el tema es el cómo, si serían fusilados, si serían ahorcados…”.

El tiempo para sus declaraciones no podría ser mejor, de cara a la elección interna para diputados locales, en la antesala de un informa presidencial que ha sido despojado de todo ceremonial, y cuando la sociedad se manifiesta en el mayor rechazo la incapacidad oficial en estos delitos.

El profe Moreira demostró con excelencia su capacidad de liderazgo, su cualidad innata de comunicador y, sobre todo, su convicción nutrida por igual de razones religiosas que de radicalismo, peligrosa combinación para sus oponentes.

No se puede apartar el hecho de que en Coahuila comenzó la Revolución o que Venustiano Carranza fue constitucionalista, uno de los hombres que más impactó la realidad nacional al incorporar a nuestro marco jurídico, entre otros avances sociales, el divorcio.

Si el profesor Moreira consigue o no encabezar el pelotón de fusilamiento que quite la vida al primero de los secuestradores y asesinos que han agraviado en estos años a millones de mexicanos, es secundario. Lo importante es que ya consiguió comunicar, a estos mismos millones de víctimas, de ciudadanos ofendidos tanto por la autoridad como por los criminales, que él sí sabe cómo, que sí tiene el valor, que sí puede significar la diferencia que tanto se necesita.

Esa imagen, en la percepción social, es tan vital como si ya hubiese sido el fusilamiento que, por cierto, era práctica común en Coahuila hace algunas décadas… Y para lo que se ofrezca…

http://www.isabelarvide.com
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5