×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
04 Mayo 2020 04:07:00
Mortalidad por Covid
Escuchar Nota
¿Cuál es la tasa de mortalidad del Covid-19? Parece una pregunta fácil, pero no lo es. La razón es que no sabemos cuántos casos hay.

La mortalidad de las enfermedades varía enormemente. Las encefalopatías espongiformes transmisibles tienen una letalidad de 100 por ciento. La viruela mayor registra 95%, aunque las vacunas y tratamientos bajan la cifra a 10 por ciento. El VIH-sida mata de 80 a 90% de los infectados en cinco años si no se trata, pero los medicamentos permiten alargar la vida sin eliminar la enfermedad. El MERS registra 35% de mortalidad; el dengue hemorrágico sin tratamiento, 26%; el SARS, 11% y la influenza estacional, 0.1 por ciento.

El coronavirus registraba el 28 de abril una mortalidad global de 6.95% sobre los casos registrados, según la Universidad Johns Hopkins, pero las cifras de cada país muestran discrepancias enormes. Bélgica, por ejemplo, tiene 15.7%; Alemania, 4.1%; Chile e Israel, 1.4 por ciento. Este es un comportamiento extraño para una enfermedad producida por el mismo coronavirus. La razón, sin embargo, no está en el SARS-CoV-2, sino en la forma en que se definen los casos a través de pruebas caras y escasas.

Es indudable que el número real de contagios es muy superior al registrado oficialmente. En la ciudad de Nueva York, 21% de 3 mil personas registró anticuerpos de Covid-19 cuando se le realizó pruebas. Esto sugeriría que 2.7 millones de residentes de la urbe tienen o han tenido la enfermedad. La cifra es mucho más alta de lo estimado. Un estudio de la Universidad de Stanford encabezado por Eran Bendavid sugiere que hace unas semanas la prevalencia en Santa Clara, California, era de 2.49 a 4.16% de la población. “Estas estimaciones de prevalencia representan un rango de 48 mil a 81 mil personas infectadas en el condado de Santa Clara a principios de abril, entre 50 y 80 veces más que los casos confirmados”.

¿Por qué es importante que el número de casos sea tan superior al oficial? Porque afecta la tasa de mortalidad.

“El reciente estudio de la Universidad de Stanford -afirma el doctor Scott W. Atlas del Grupo de Trabajo sobre Políticas de Salud de la Hoover Institution de Stanford- ahora estima que la tasa de mortalidad del Covid-19 es probablemente de 0.1 a 0.2%, una tasa menor que las estimaciones previas de la Organización Mundial de la Salud que eran 20 a 30 veces mayores y que motivaron las políticas de aislamiento”. Pero no solo eso, sino que las tasas de mortalidad son muy distintas para los grupos de población. “En la ciudad de Nueva York, el epicentro de la pandemia, con más de una tercera parte de todas las muertes en Estados Unidos, la tasa de mortalidad para personas de 18 a 45 años es de 0.01%, o 10 por cada 100 mil habitantes... La gente de más de 70 años tiene una tasa 80 veces mayor. Para los menores de 18... es de cero por cada 100 mil”.

El doctor Atlas sugiere que la política de aislamiento total es errónea porque impide la difusión de inmunidad. El esfuerzo debe concentrarse en proteger a las personas con mayor riesgo, pero no en impedir que los grupos con bajo riesgo la adquieran, ya que esto es indispensable para generar inmunidad. Ciertamente se requiere de una política distinta para una enfermedad que mata a 7% de los infectados, que otra que mata a 7% de los mayores de 70 y al 0.01% de quienes tienen entre 18 y 45. El aislamiento general no es la mejor estrategia en este caso.


¡Ay, carbón!

Con razón la contingencia le cayó como anillo al dedo. AMLO está usando la pandemia como excusa para impedir la entrada en operación de nuevas plantas de energía limpia. El propósito es favorecer a la CFE, aunque utilice carbón.
Imprimir
COMENTARIOS