×
Vanessa Rubio
Vanessa Rubio
ver +

" Comentar Imprimir
30 Abril 2020 04:09:00
Mucho cuidado con las ‘soluciones’ antidemocráticas
Escuchar Nota
Pocas propuestas de “solución” ante las crisis preocupa como ésta: el jueves pasado el Ejecutivo propuso adiciones a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, que básicamente buscan pasar facultades presupuestales del Legislativo al Ejecutivo bajo dos premisas: 1) que se presenten “emergencias económicas” y 2) “mantener la ejecución de los proyectos y acciones prioritarios del Poder Ejecutivo Federal”.

Adicionalmente, se propone que el Ejecutivo pueda “reorientar” los recursos del Fondo Metropolitano que contiene este año 3,300 millones de pesos. Desmenucemos la propuesta:

1) ¿Quitarle facultades al Poder Legislativo para pasárselas al Poder Ejecutivo? Esto minaría sensiblemente nuestros equilibrios democráticos y los pesos y contrapesos que por algo fueron creados

2) ¿Se imaginan lo discrecional de los dos conceptos? ¿Quién va a determinar que hay una “emergencia económica”? Y ¿cuáles serán denominados “proyectos prioritarios” del Poder Ejecutivo Federal?

Con este planteamiento, después de que el Legislativo apruebe el presupuesto cada año, el Ejecutivo tendría la facultad de adaptarlo a su gusto y necesidad. Así, sin más. ¿Entonces para qué la facultad del Legislativo sobre el Presupuesto si el Ejecutivo podrá enmendar lo que apruebe este poder a conveniencia? Esto no es permisible en una democracia.

Debemos tener mucho cuidado para que en esta coyuntura tan delicada se tomen decisiones adecuadas para que los mexicanos tengan apoyo en salud y se prevenga la mayor pérdida de empleos de nuestra historia, pero no a costa de generar una concentración absoluta de poder.

Hay muchas formas de enfrentar estos retos con recursos: ahí está la postergación de las tres obras antes mencionadas y la utilización de los más de 830 mil millones de pesos que suman para salud y empleo; el Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios, la Línea de Crédito Contingente con el FMI; y la creación de esquemas innovadores de financiamiento potenciado y garantías al crédito. Opciones hay. Están las democráticas y las antidemocráticas. ¡Mucho cuidado!

Publicado en El Heraldo
Imprimir
COMENTARIOS