×
Inés Sáinz
Inés Sáinz
ver +

" Comentar Imprimir
17 Noviembre 2009 04:37:42
Muerte súbita
Deportistas en pleno apogeo (menores de 35 años) suelen padecer problemas cardiacos, el más común, miocardiopatía hipertrófica. Los controles médicos en este rubro deben ser obligatorios

Cuando escuchamos el término muerte súbita, solemos relacionarlo con el deporte. Nuestra mente nos llevará al tenis e imaginamos un set muy competido; pero hoy en día, esta expresión está ligándonos, de nueva cuenta, al deporte, aunque ahora forma parte de esos episodios que dejan un gran dolor y una profunda huella en la conciencia popular.

Se sacude la sociedad y se buscan explicaciones, responsables, soluciones. Cómo entender que esto pueda ocurrirle habitualmente a jóvenes que aparentan estar sanos, la impotencia frente a esta muerte repentina e inesperada es terrible.

Antonio de Nigris, con tan sólo 31 años, es una víctima más de este tipo de deceso que llega de golpe, robándose sueños, ilusiones, esperanza y dejando una secuela de una tristeza devastadora.

Resulta difícil de entender que en un mundo donde los avances científicos y tecnológicos se encuentran en su máximo apogeo puedan suceder estas cosas. Las explicaciones en su mayoría rondan en que la mayor parte de estas muertes (alrededor del 80% de los casos) ocurren en atletas menores de 35 años, y son por problemas cardiacos.

El más común es la miocardiopatía hipertrófica (obstrucción de la salida de la sangre debido a un engrosamiento desproporcionado del corazón) que puede producir un trastorno del ritmo cardiaco. Esta cardiopatía es un trastorno genético y puede heredarse de padres a hijos.

Con tantos casos, ¿qué soluciones se pueden encontrar para evitar que siga ocurriendo?

Se ha llegado a la conclusión de que la prevención es la única manera de enfrentar un desenlace fatal. Tendrían que existir políticas en que los controles médicos frecuentes sean obligatorios, al menos en deportes de máxima exigencia física, dejando de lado el costo económico que estos procedimientos implican y haciendo prevalecer la vida de nuestros deportistas.

Los médicos del deporte deberían estar alertas a las condiciones que predisponen a la muerte súbita en las actividades físicas, e intervenir adecuadamente.

Hoy, Antonio de Nigris ha terminado su último partido, nadie puede pensar que no dio lo máximo de sí y persiguió sus sueños por más lejos que estos lo llevarán de su país.

Participó en la Primera División de México, de España, de Colombia, de Turquía, de Grecia, y ahí no pensaba hacer su última parada, su meta era volver a la Selección Nacional y jugar en la Copa del Mundo de Sudáfrica, pero tristemente se encontró con un inesperado final.

Entre la solidaridad Mundial por su muerte, coronas de flores de sus seguidores y las plegarias de sus familiares y amigos.

Descansa en paz Antonio de Nigris Guajardo.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5