0 1 2 3
×
4
Enrique Alvarez del Castillo
Enrique Alvarez del Castillo
ver +

" Comentar Imprimir
26 Noviembre 2013 04:00:07
Muertos, pero no de hambre
Escuchar Nota
Históricamente en el séptimo arte se ha ilustrado el tema del posible futuro de la humanidad y las consecuencias de todas las estupideces que actualmente la gente hace con el planeta y su misma especie.

En 1973 Charlton Heston y Leigh Taylor-Young protagonizaron “Soylent Green” una de las cintas más impactantes de esos años por el polémico guión que relataba cómo en un futuro no muy lejano el gobierno convierte a la gente muerta en una especie de barrita Nutri-Grain la que sirve de alimento para los demás.

De la misma manera se ha intentado retratar todas las atrocidades que la gente sería capaz de hacer con tal de sobrevivir a la destrucción del planeta o simplemente por conservar el poder o una utópica calidad de vida, tal y como recientemente se mostró en “Oblivion” y “Elysium”, cintas en donde Tom Cruise y Matt Damon echan por la borda los planes de una “sociedad ideal”.

Para no quitar el dedo del renglón, el director Gary Ross llevó a la pantalla grande en 2012 la primera parte del bestseller “The Hunger Games”, precuela de la cinta de reciente estreno dirigida por Francis Lawrence que también lleva el título original de la novela “The Hunger Games: Catching Fire”, película en la que
reaparecen Josh Hutcherson en el papel de Peeta Mellark y Jennifer Lawrence que repite el rol de Katniss Everdeen.

Como ya es de conocimiento de todo el público, la historia se desarrolla en un futuro, digamos post apocalíptico, en el que el presidente-dictador Snow distrae la atención de la población de manera estratégica con una especie de circo romano high tech... así, tal cual sucede con el futbol en México.

En este largometraje el soundtrack es una pieza fundamental en el desarrollo de la trama, que ya de por si es bastante larga con una función de casi tres horas, pero aún así el desarrollo es ágil y ameno para los espectadores, resultado de una buena fusión entre un excelente screenplay y un buen soundtrack.

Podemos hablar de dos bandas sonoras para esta producción: la compuesta por el músico californiano James Newton Howard y la recopilación comercial conformada por Coldplay, The Lumineers y The National, entre otros.

La película recaudó 161.1 millones de dólares, tan sólo en el fin de semana de su estreno, un rotundo éxito de taquilla que definitivamente asegura que ninguno de los actores pase hambre jamás en su vida.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22