×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
07 Agosto 2011 04:10:38
Ni certeza ni vetos
El cuaderno de apuntes del gobernador electo de Coahuila se empieza a llenar de nombres de candidatos a ocupar las diferentes secretarías, subsecretarías y direcciones generales que conformarán su gabinete.

Sin embargo, los documentos de trabajo solamente son parte de un borrador, un anteproyecto, pues a poco menos de cuatro meses de que Rubén Moreira Valdez asuma como gobernador constitucional de la entidad, no ha tomado –salvo en un solo caso– la decisión en torno a quiénes se harán cargo de las principales dependencias dentro de su administración.

Los aspirantes al próximo gabinete no pueden tener la certeza de que serán llamados, pero tampoco ninguno está vetado.

Rubén tiene tiempo suficiente y quiere tomarse las cosas con calma. La encomienda le demanda tranquilidad y cabeza fría, pues los elegidos recibirán el nombramiento correspondiente para todo el sexenio, y no sólo para ocupar el cargo que más tarde los catapulte a uno de elección popular.

Por ello, será hasta noviembre cuando empiece a palomear a los aspirantes, pero mientras tanto revisará perfiles; y para tener la certeza de que sean los mejores y los más calificados quienes lleguen a las distintas secretarías de Estado, como primer requisito los aspirantes deben entregarle una ficha curricular.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA… La única decisión que Rubén Moreira Valdez ha tomado respecto a quiénes conformarán su gabinete de trabajo una vez que asuma como gobernador de Coahuila, es en la Secretaría de Gobierno.

El mandatario electo conoce las capacidades del actual titular de esa dependencia y su trabajo como interlocutor entre el Gobierno del Estado y los diferentes grupos sociales.

Otra cualidad que el futuro gobernador ha valorado en el actual funcionario es su disposición para el trabajo, lealtad institucional y resultados concretos.

Por eso David Aguillón Rosales trascenderá a la actual administración como secretario de Gobierno. De hecho, lo único que podría cambiar la decisión del futuro gobernador es que los priístas llamaran al joven funcionario a hacerse cargo de la presidencia del Comité Directivo Estatal.

Sin embargo, en este último caso, hay coincidencias entre representantes de sectores y organizaciones del PRI para que la responsabilidad de dirigir a su partido en el proceso de elecciones federales que iniciará el 7 de octubre, recaiga en Salvador Hernández Vélez.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA… La relación profesional entre David Aguillón y el gobernador electo inició en el Gobierno municipal que Óscar Pimentel González desarrolló entre el 2000 y el 2002. El primero se desempeñaba como coordinador de Comunicación Social y el segundo como titular de la Secretaría de Gobierno.

Luego, a la mitad del trienio de Humberto Moreira Valdés, Aguillón llegó al relevo de Rubén Téllez en el área de Comunicación, y decidió acompañar al profesor cuando éste dejó el cargo en el 2005 para contender por la candidatura del Partido Revolucionario Institucional al Gobierno de Coahuila.

A partir de entonces la relación entre Rubén y David se terminó de amarrar, y sólo fue cuestión de tiempo para que el ahora futuro gobernador de Coahuila corroborara las cualidades de quien seguramente será titular de la Secretaría de Gobierno en la administración que va a encabezar a partir del 1 de diciembre.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS… En una entrevista que el gobernador electo concedió al periódico Zócalo de Saltillo durante la semana, confirmó lo que El Espectador ha contado en recientes funciones del Teatro Político.

Primero, que algunos integrantes de la actual administración podrían ser ratificados en el cargo debido a que mostraron capacidad y resultados en las encomiendas que se les asignaron.

Segundo, que su administración estará integrada por servidores públicos protagonistas de diferentes periodos gubernamentales.

Por ejemplo, están los casos de Rogelio Ramos Oranday y Martha Laura Carranza Aguayo. El primero se desempeñó como secretario de Desarrollo Social en el sexenio de Rogelio Montemayor Seguy y como tal tuvo en sus manos el diseño y la aplicación de la política asistencialista de Coahuila entre 1993 y 1999.

INTERMEDIO… Es prácticamente un hecho que en el PRI la selección de candidatos a diputados federales y senadores será por la vía de consulta abierta a las bases. Con lo anterior, el tricolor coahuilense pretende llevar a las urnas a los mejores representantes, a los más vinculados con la sociedad y a quienes les garanticen éxito en las urnas.

De paso, la cúpula priísta quiere evitar caer en errores cometidos en el pasado, cuando las candidaturas se definían por vínculos de amistad o compromisos políticos, pero al momento de enfrentarse al escrutinio popular eran derrotados por sus adversarios.

Un ejemplo: en el sexenio de Enrique Martínez, el entonces secretario de Gobierno, Raúl Sifuentes Guerrero, impuso como candidata a la Alcaldía de Torreón a Laura Reyes-Retana Ramos, no obstante a su carencia de activismo político. El resultado para el tricolor fue desastroso y debió esperar seis años para empezar a recuperar terreno.

CONTINUAMOS… Martha Laura Carranza también tuvo por completo la confianza de Montemayor, y como diputada federal en ese periodo respondió con resultados al encargo de defender presupuestalmente a la entidad.

En el gobierno de Enrique Martínez, entre 1999 y 2005, Yolanda del Villar Roel fungió como directora general de administración de la desaparecida Procuraduría General de Justicia en la entidad y ahora forma parte de la terna para la Secretaría de la Función Pública, cargo al que también aspiran el actual titular, Ismael Ramos Flores, y otra cercana colaboradora del próximo mandatario, María Esther Monsiváis Guajardo.

En ese mismo periodo administrativo, José María Fraustro Siller, candidato a la Secretaría de Finanzas, fungió como rector de la Universidad Autónoma de Coahuila.

También habrá casos de colaboradores de Humberto Moreira que pasen a la siguiente administración, por ejemplo, los que se encuentran en posibilidad de ser ratificados, como Ismael Ramos Flores en la Secretaría de la Función Pública; Jesús Ochoa Galindo, como responsable de Finanzas; Jesús Torres Charles, en la Fiscalía General del Estado y, entre otros, Luis Gerardo García Martínez, en la Secretaría de Desarrollo Social.

Sin embargo, como el mismo Rubén Moreira lo dijo, su equipo de trabajo no será integrado por etiquetas como el moreirismo, enriquismo y montemayorismo, sino por coahuilenses que deberán tener en claro su función de 24 horas durante los seis años siguientes, aunque por ahora deberán aguardar hasta noviembre para conocer la decisión.

Por lo pronto, nadie tiene seguro su nombramiento, pero también es importante decir que el futuro gobernador tampoco ha hecho vetos.

SE CIERRA EL TELÓN… Para apartarse del estrés, del ajetreo cotidiano y de las presiones por el fracaso económico y de seguridad que tiene su gobierno, el Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, ordenó a su Estado Mayor reacondicionar una casa de descanso en la isla Cozumel sin limitar gastos y sin importar que la medida atente contra el medio ambiente caribeño.

La organización ambientalista Cielo, Tierra y Mar denunció que personal de la Secretaría de la Defensa Nacional tiene en marcha un proceso de extracción de arena para habilitar una playa artificial en las instalaciones de Casa Maya, la cual es ocupada eventualmente por el Mandatario panista.

De acuerdo con la denuncia que el organismo ya presentó ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la finca está localizada en un terreno costero rocoso, por lo cual carecía de arena de playa hasta que Calderón decidió poner remedio a la situación.

Citymar cuestionó que al momento en que su comunidad, la de su familia y amigos está de por medio, Calderón rebasa los decretos que él mismo ha firmado durante su gobierno para la conservación de los recursos naturales.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5