×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
27 Septiembre 2018 04:00:00
Nieve y negligé
A como veo las cosas, puedo aconsejarles a las damas que saquen todas sus prendas primaverales y las vistan con cualquier pretexto, pues todo parece indicar que en unos cientos de años tendremos otra glaciación y a ver cuándo podemos usar el bikini de rayas.

Es una inquietud genética. Tengo una parienta a quien le suben toda clase de sudores nada más al pensar que dentro de cinco mil años se acabará toda el agua del mundo; ella, a sus 80, más los cinco mil, poco podrá hacer entonces para salir airosa a del evento.

Lo innegable recae en la menopausia climática por la cual transita la Tierra. Yo tengo listos desde hace una semana el vestido floreado, chancla roja y bolso azul para lucir mis últimas galas primaverales, y ahí tienen ustedes que la neblina nos retrajo y nos rellevó a sacar las botas, siendo que ya estaban metidas en la última caja del bendito cuarto de tiliches.

Me sé una historia para reflexionar, tiene tipo como para ponerla en una plática motivacional: Una joven esposa compró cierto negligé para estrenarlo con su esposo cuando viajaran a la playa; pasaron los años, el viaje no sucedió y ella enfermó hasta morir dejando intacta la prenda. Esto en verdad sirve como lección.

También funciona pensar que si invertimos bastantes pesos en comprar ese trajecito tan fresco y galante, que se amuele el frío, porque no vaya a perder sus galas entre la naftalina del guardarropa. Si Lady Gaga, Madona y Gloria Trevi usan tirante y calzón con botas ¿por qué nosotras no, si tenemos exactamente lo mismo, aunque no tan bien acomodado?

Hoy en día la moda permite casi todo, quizá los diseñadores hayan caído en la misma cuenta mía y estén ávidos por sacar a la luz todas sus creaciones antes de lanzarse a poner de moda, otra vez, las pieles de animales como única pieza disponible para sobrevivir a la gélida época por venir.

Yo no sé ustedes, pero hoy mismo usaré un pantalón pescador con la blusa amarilla, contradiciendo a mi estatura y anchor, así diga la gente misa, pero no voy a esperar los fríos con los brazos cruzados, ya los cruzaré entonces.


(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5