×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
25 Noviembre 2009 04:51:36
No hay una Liguilla bien arbitrada
La Comisión de Árbitros se lava las manos y le echa la culpa al ordenador en la designación de Erim para el Puebla-Cruz Azul

Vaya escándalo que se suscitó a partir de la designación del silbante Erim Ramírez para dirigir el partido de Liguilla disputado entre Puebla y Cruz Azul; en virtud, no solamente de que realizó un trabajo azul, pintado de azul; sino de que ya existían nefastos antecedentes.

Recordemos que en la fecha siete del presente torneo, cuando en la Angelópolis recibieron la vista del Rebaño Sagrado, fue el mismo Erim Ramírez quien condujo las acciones que terminaron como el Rosario de Amozoc y trajeron como consecuencia la suspensión por un año de Ricardo Henaine.

Por lo anterior, más que una irresponsabilidad, me pareció una provocación el hecho de designar al mismo árbitro, para un partido de Liguilla, sobre todo si tomamos en cuenta que durante el torneo regular los poblanos fueron severamente castigados por los nazarenos; tanto así, que hasta El Chelís salió a la palestra, portando una banderita blanca, solicitándole paz a los hombres de negro, por lo menos, hasta que iniciara la Liguilla.

La Comisión de Árbitros, al más puro estilo de Poncio Pilatos, se lava las manos y culpa al ordenador de la designación, como si lo que dijera el famoso, obstinado e irresponsable “ordenador”, fuese palabra de Dios.

¡Por favor!, ¿No hubo una sola persona que tuviera el sentido común de percatarse que se trataba de una designación temeraria, que en el caso de que algo saliera mal (como finalmente ocurrió) se pondría en entredicho la honorabilidad de futbol mexicano y la capacidad de los silbantes?

Ya en otras ocasiones se han dado muestras de que el ordenador puede ser altamente manipulable. Después de que Chiquimarco pitó la, pára él, tristemente célebre final disputada entre Monterrey y Toluca, en diciembre de 2005, se pasó casi dos años sin silbarle a los Rayados.

¿Quieren más?, pues Armando Archundia lleva más de un año que no le arbitra al América, ¿cómo la ven?, ¡Ah que ordenador tan olvidadizo!

Lo más triste es que lejos de que en la gran fiesta del balompié mexicano se hable de futbol, el tema que acapara los encabezados y las discusiones, sea una vez más, el pésimo trabajo de los silbantes. Ya no es nuevo: hace muchos años que... no hay una Liguilla bien arbitrada.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5