×
Gerardo Aguado
Gerardo Aguado
ver +
Gerardo Abraham Aguado Gómez es miembro de Acción Nacional desde 2008. Actualmente es Diputado local en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila. @GerardoAguado

" Comentar Imprimir
15 Junio 2019 03:58:00
No hubo negociación, hubo atropello
“...la soberanía de una nación es la facultad absoluta de determinar por sí mismo su propia competencia”.

“…los gobiernos son soberanos en el ámbito interno de sus respectivos estados, de modo que los representantes gubernamentales de otros países no deben crear normas jurídicas internas en un país distinto al suyo”.

No hubo negociación, hubo un atropello el pasado 8 de junio cuando el Gobierno de Estados Unidos –con la bota en el pescuezo– amenazó al Gobierno de México a cumplir con determinadas condiciones para que no fuese a hacer efectiva su amenaza de aplicar aranceles a diversos productos de exportación. Ante esta situación, el Gobierno de la 4T sucumbió y aceptó términos: tomar medidas sin precedentes para aumentar la aplicación de la ley para frenar la migración irregular. Lo cual significa que en breve México desplegará, si no es que ya lo hizo, a 6 mil elementos de la Guardia Nacional, que significa el 10% de su total de integrantes; Guardia Nacional que fue creada para combatir delincuentes y no para convertirse en una Border Patrol.

Además México deberá recibir en breve a más de 12 mil migrantes solicitantes de asilo político provenientes de los Estados Unidos, a quienes deberá proporcionar hospedaje, alimento, atención médica y demás atenciones básicas por el tiempo que sea necesario; sí, con costo al erario mexicano. Pero, por si fuera poco, el “acuerdo” incluye por supuesto que cualquier migrante que ingrese a nuestro país de forma ilegal, deberá ser retenido, atendido y proporcionarle los mismos servicios mencionados. Como diría Diego Fernández de Ceballos: canallada de Trump. Esto obligará al Gobierno de México a estirar la cobija de los recursos públicos, sacrificando las necesidades locales, por la imperante necesidad del Gobierno norteamericano para que México se “haga cargo” de los Migrantes centroamericanos.

El Gobierno de México, acorralado por un Trump que busca posicionar, al igual que en 2016, un discurso de odio y división racial en el marco de las próximas elecciones para renovar el Ejecutivo federal en aquel país y que además aprovechó para presionar la vulnerabilidad actual de nuestro país en materia económica, decidió “por el mal menor”, ganar 45 días, plazo fatal acordado para resolver los problemas migratorios y ceder. Lo que es el colmo es que para anunciar el “acuerdo” el Gobierno mexicano convocó en Tijuana a un “festejo” que lo único que demostró fue el gusto de AMLO por simular y mentir. Pan y circo.

Como dato adicional recordemos que parte del problema que atraviesa México con la avalancha migratoria, se debe a la convocatoria que realizo AMLO el pasado octubre cuando todavía era presidente electo, en ese momento dijo que “aquí (en México) les vamos a dar todo lo que necesiten a los migrantes”. El pez por su boca muere.

No se trata de festejar como triunfo lo que fue la única salida posible, vivimos hoy con la respiración artificial que nos da el Gobierno estadunidense y que nos convierte, por lo pronto, en el “tercer país seguro”, que en términos generales significa que el país que recibe la migración, “se convierte solo en receptor, no en mariscal de campo”. Una negociación de la que no sacamos nada, pues como señalan economistas y expertos en el tema, de haberse aplicado las medidas arancelarias de Trump, la economía de Estados Unidos se vería seriamente afectada, además, México podría haber reaccionado como otras administraciones federales: respondiendo con aranceles en igual o mayor proporción.

Para lo anteriormente expuesto, vale la pena señalar que la migración, cuando se hace ordenadamente es un derecho humano, eso no conlleva a que las avalanchas de los que quieran ingresar puedan hacerlo sin apego a la ley, lo que ocurre es que la migración se salió de control y generó un problema grave, que hoy se convirtió en una amenaza hecha por EU y aceptada por nuestro país, lo que genera una obligación no compartida y leonina. Ya para terminar se me olvidó comentarlo, parte de los “acuerdos” incluyen que México deberá incrementar el consumo/importación de productos estadunidenses en el lapso de 90 días. Así se las dejo; la última palabra la tiene usted estimado lector.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65