×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
26 Mayo 2020 04:03:00
No íbamos bien
Escuchar Nota
No, no íbamos bien. La pandemia no “nos agarró bien parados”, como afirma el Presidente. Todo lo contrario. El desplome de la economía mexicana empezó antes que la emergencia sanitaria, aunque es verdad que la pandemia ha agravado la situación y seguramente provocará la mayor crisis económica desde la década de 1930.

El Consejo de Salubridad General declaró la emergencia sanitaria nacional por la pandemia de coronavirus el 30 de marzo, diciendo que duraría solo hasta el 30 de abril. En marzo, de acuerdo con información que el Inegi dio a conocer ayer, el valor de producción de la industria de la construcción registró un desplome de 17.1% sobre el mismo mes del año anterior. Es la mayor caída desde que existe la estadística.

La economía en su conjunto tuvo una contracción trimestral de 1.6% de enero a marzo, que el Presidente consideró no había sido tan grave; pero si se anualizar, como se hace en Estados Unidos, el monto se eleva a 6.5 por ciento. Esta es la cifra que habría que comparar con la caída anualizada de 4.8% de la economía estadunidense en el primer trimestre. En dicho periodo cabe apuntar, no se había decretado la emergencia sanitaria en nuestro país.

La inversión fija bruta, muy importante porque apunta al rumbo del crecimiento futuro, cayó 10.2% en los 12 meses concluidos en febrero de este 2020. También este desplome tuvo lugar antes de que la pandemia nos alcanzara.

El IMSS ha dado a conocer que en abril se perdieron 555 mil 247 empleos formales registrados por la institución. El propio Presidente ha reconocido que cuando se sumen los de mayo se habrán perdido alrededor de un millón de empleos en dos meses. En otras palabras, en apenas 60 días hemos perdido más empleos que los que se habían creado en todo el sexenio antes de la pandemia.

El Mandatario dice que eso no importa, que pronto el país creará los 2 millones de empleos que prometió a principios de este año, lo cual sería el mayor número en la historia del país. Pero afirma que se generarán con sus programas sociales, como Sembrando Vidas o Jóvenes Construyendo el Futuro. Quizá el primer Mandatario no se ha dado cuenta que entregar dinero en dádivas puede resolver problemas sociales y comprar votos, pero no genera empleos.

El Presidente, sin embargo, parece vivir en su propio mundo. No parece haberse dado cuenta de la gravedad de la crisis económica que ya ha empezado y que amenaza con arrojar a decenas de millones de mexicanos a la pobreza y a la pobreza extrema. No ha entendido, por otra parte, que las medidas que ha tomado para frenar proyectos productivos, desde el aeropuerto de Texcoco hasta las generadoras de energías limpias, pasando por la cervecería de Mexicali, han tenido un costo enorme en la inversión y en la construcción y han destruido decenas de miles de empleos.

El mundo entero está enfrentando una crisis que no tiene precedente desde los tiempos de la Gran Depresión. El presidente López Obrador no es responsable de toda la crisis, por supuesto, pero sí de una serie de medidas que hicieron que la economía nacional empezara su contracción mucho antes que la internacional. También lo será de no tomar medidas ahora para que los inversionistas sientan nuevamente la confianza de invertir en México. sin el temor de que el Gobierno cambie las reglas de manera arbitraria en cualquier momento.

Educación estatizada

El Congreso de Puebla promulgó una nueva ley de educación que permite al Gobierno estatal fiscalizar escuelas, regular cuotas y considerar los bienes de los colegios particulares como parte del “sistema educativo estatal”. El gobernador Miguel Barbosa afirma que estas disposiciones están ya incluidas para todo el país en la Ley General de Educación de 2019. Esto es lo que da miedo.
Imprimir
COMENTARIOS