×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
16 Abril 2019 03:37:00
No lo merecemos
Mañana, 17 de abril, se inaugurará un nuevo edificio, el Jewel o Joya, en el aeropuerto Changi de Singapur. Es un conjunto de 175 mil 300 kilómetros cuadrados, con la más alta cascada interior del mundo, el Vórtice de Lluvia, diseñado por el israelí-canadiense Moshe Safdie. El edificio ha tenido un costo de mil 300 millones de dólares y busca fortalecer al aeropuerto en la cada vez más intensa competencia por el rentable negocio de los hubs o centros internacionales de conexión aérea.

Changi ha sido votado como el mejor aeropuerto del mundo por siete años consecutivos en el sondeo de Skytrax. En 2018 pasaron por sus instalaciones 65.6 millones de pasajeros, sorprendente para un país con solamente 5.6 millones de habitantes. El aeropuerto genera más de 50 mil empleos bien pagados, pero además ha permitido que Singapore Airlines se haya convertido en una de las más importantes aerolíneas del mundo, con casi 15 mil empleos en 2018.

No es Singapur el único país pequeño que ha entendido el poder de un buen aeropuerto. Panamá tiene 4.1 millones de habitantes, pero su aeropuerto de Tocumen movió 15.6 millones de pasajeros en 2017. Se espera que llegue a 25 millones con la terminal 2 que recibió sus primeros vuelos en enero. Tocumen también genera miles de empleos y ha permitido que Copa Airlines se convierta en una potencia regional.

El aeropuerto de Dubai maneja 88 millones de pasajeros al año y ha encumbrado a Emirates. Turquía ha lanzado una apuesta para el mismo mercado al inaugurar el nuevo aeropuerto de Estambul, que en un principio podrá manejar hasta 90 millones de pasajeros al año, pero que podría alcanzar 200 millones cuando se completen todas las fases.

En México las cosas son distintas. El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, ha afirmado que un país como México, con 60 millones de pobres, “no merece un aeropuerto como el NAIM”. El nuevo aeropuerto, diseñado por Norman Foster, habría podido manejar 70 millones de pasajeros en su primera etapa y hasta 125 millones después. Será reemplazado por dos aeropuertos parchados que no ofrecen conectividad.

Cada día Jiménez Espriú y otros funcionarios ofrecen explicaciones nuevas de por qué se tiró a la basura el proyecto. El propio secretario descartó ante la Comisión de Comunicación y Transporte del Senado que haya sido por corrupción, aunque al día siguiente fue desmentido por el presidente López Obrador. Hasta este momento, sin embargo, no se ha presentado ninguna acusación formal, mientras que a las empresas contratistas se les ha prometido que se les asignarán nuevos contratos si no demandan al Gobierno por la cancelación.

Jiménez Espriú ha señalado que el NAIM sufría de aberraciones técnicas e inviabilidad financiera y que el precio final de 16 mil 500 millones de dólares era inaceptable, pero los constructores e inversionistas que revisaron el proyecto y aprobaron la compra de bonos lo consideraban viable y rentable. Un 70% del proyecto iba a ser privado. Es lógico que un gobierno no considere una inversión en un aeropuerto como prioridad, pero entonces debió haber privatizado su parte.

El Gobierno está asumiendo un gasto enorme solo para suspender la obra. Quizá el proyecto de operar de manera conjunta Santa Lucía y el AICM no sea inviable. Pero estos dos aeropuertos nunca podrán constituir un hub internacional. Otros países se llevarán los ingresos y los empleos. En México, al parecer, no los merecemos.

Banquete de ideas

Por primera vez asisto a TED (Tecnología, Entretenimiento, Diseño), las famosas conferencias que se imparten actualmente en Vancouver, Canadá. Por los videos que he podido ver, son un verdadero banquete de ideas.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5