×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
07 Abril 2019 03:51:00
No lo olvidemos…
QUERIDOS AMIGOS: Se acerca semana Santa y ya el ambiente vacacional se siente para algunos que tendrán a los hijos en edades de escuelas y universidades.

¿Pero qué su cede con algunos padres de familia en la etapa del nido vacío? Cuando ya los hijos vuelan del hogar y se quedan solos, esta etapa puede ser hermosa para unos, pero para otros será como si la vida se les fuera de las manos, ya que sus hijos han sido su vida entera, es decir que no trabajaban fuera del hogar, ni tenían ninguna otra actividad, más que la familia, y con eso oiga usted ¡ya es bastante!, un privilegio hoy en día poder quedarse en casa al 100% al cuidado de la familia.

Pero cuando esta etapa llega, algunos se enfocan en la tristeza, nostalgia y en la soledad, no aceptándola. Después llegan los nietos y vuelven a tener esa gran alegría, pues empiezan a renovarse con el amor que de ellos emana, y vuelve la actividad de forma distinta, más relajada, sin tanta responsabilidad como cuando los hijos, pero en ocasiones es hasta más, según cada situación familiar, definitivamente. Si nuestros padres o abuelos están solos, POR FAVOR NO LOS OLVIDEMOS… Y por el con trario habrá abuelos, de 70 años o más, que tomarán esta etapa como la edad de oro para ellos, pues serán libres por fin, dueños de su tiempo, realizando lo que no pudieron por crianza.

En consul ta me llegan en ocasiones abuelitas de 70 años o más que se sienten muy tristes, otras llegan a la depresión porque sus hijos y nietos no las visitan. Hay una palabra que se llama ingratitud, una cosa es que todos tiene derecho a su propia vida, y otra muy distinta que se olviden de quien los ama, los cuidó, los llevaba y traía al colegio, les preparaba la comida, los mimaba y se enfocó en ellos, olvidando su propia vida.

Dirán algunos y ciertamente correcto, que cada persona decide cómo vivir su vida, o no vio que había otras opciones, sin embargo, no podemos juzgar por supuesto, sin embargo hay valores que no debieran de cambiar, como retribuir en amor y gratitud a quienes dieron su vida por nosotros.

Esos bellos padres que ahora son abuelitos y abuelitas dando su vida entera. Por favor , si me Estas leyendo, y tienes la dicha de tener aún a tu mamá a tu papá, y más aún si aún tienes a los amados abuelitos y abuelitas, organiza tu agenda para ponerlos como prioritario, visitarlos por lo menos, una vez por semana.

Ahora ellos nos necesitan sin duda, aunque sean aún independientes y fuertes, siempre necesitarán el amor, tiempo de su familia.

No les neguemos ese derecho del alma, regresemos tanto amor y cuidados desinteresadamente. Algún día nosotros estaremos en esa etapa si Dios nos presta vida, y querremos estar rodeados de nuestros seres queridos.

Y otro tema a considerar para ellos (los abuelitos) podría ser tomar otro sentido a la vida, ocupando sus días en otras actividades que los tenga activos, y dando lo mejor que tienen, la rica experiencia de vida, sus conejos e historia llenas de conocimiento, ¿Qué diera yo por tener a esas bellas personas que se llaman abuelos? Aún tengo a mis benditos padres, y por lo menos trato de visitarlos dos veces por semana.

Inclusive viajar juntos. Muy bendecida soy por ello. Y tÚ querido amigo le ctor , ¿hace cuánto que no hablas y visitas a tus padres y abuelos? Recuerden ese sabio dicho “En vida, hermano, en vida”

Reciban un abrazo fraterno de su amiga Verónica, hasta la próxima. Diosito por delante.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65