×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
18 Mayo 2019 04:00:00
“No más decirle a la mujer contratada: ‘Y si no te gusta, vete”
El Senado de la República, en su sesión reciente de periodo extraordinario (martes 14), refrendó la reforma laboral que los diputados federales ya habían aprobado unos días antes, para reconocer los derechos de las personas que se emplean en casas particulares, identificadas como trabajadoras del hogar.

Fueron modificados los artículos 31, 331 Bis, 331 Ter, 332, 335 y 542 de la Ley Federal del Trabajo, y los artículos transitorios segundo, tercero, cuarto, y se elimina el quinto transitorio del proyecto de decreto. Y enviados a los territorios del Ejecutivo Federal, para su publicación en el Diario Oficial de la Federación y próxima entrada en vigor.

En la presentación del dictamen, dijo en la tribuna el senador Napoleón Gómez Urrutia: “… Es un paso muy importante en la lucha social por la democracia en la equidad de género y, sobre todo, con el reconocimiento a todas estas personas trabajadoras del hogar, hombres y mujeres.

Dijo entonces la senadora Malú Micher: “Hoy es 14 de mayo, es un día que recordaremos por mucho tiempo.

“90 por ciento de las personas trabajadoras del hogar son mujeres”.

“La minuta que hoy nos convoca, fue una iniciativa aprobada en este Senado y enviada a la Cámara de Diputados.

“Es de señalar los cambios relativos a los derechos de las trabajadoras adolescentes, mayores de 15 años que trabajen de tiempo completo en un hogar.

“Si pernoctan en el mismo lugar que el patrón, deberá haber un espacio digno para ellas, un espacio seguro, un espacio que no ponga en riesgo su integridad, su dignidad y su seguridad.

“Así también estamos hablando de la obligación de quienes emplean a las mujeres y a los hombres de proporcionar, en su caso, los uniformes que se requieran para la prestación de servicios.

“Quiero puntualizar que aunque los plazos establecidos en los transitorios puedan parecer muy amplios no hay que olvidar que el cuarto transitorio establece lo siguiente: ‘hasta en tanto entren en vigor las disposiciones contenidas en el presente decreto referentes a la Ley del Seguro Social, para comprender el trabajo del hogar en el régimen obligatorio, el patrón, la patrona o la empleadora y el empleador garantizará la atención médica y los gastos por concepto de sepelio’.

“Hasta en tanto, ¿por qué es histórica esta reforma?

“Porque ponemos en sus manos la administración del hogar, el cuidado de la casa, el cuidado de nuestros hijos e hijas, la transformación del alimento y de personas también cuidadas gracias al trabajo de ellas, personas discapacitadas, personas enfermas.

“A mí me parece que no más tratos crueles, no más tortura, no más levantadas a las seis de la mañana y acostarse a las doce de la noche.

“No más decirle a la mujer contratada: ‘Y si no te gusta, vete’.

“No más la ausencia de derechos de estas mujeres y de estos hombres que han acompañado nuestra vida, que han acompañado desde la infancia, hasta quién sabe a qué edad, a muchas personas de la familia.

“El paso que hoy daremos es un paso fundamental para la protección de los derechos de las personas trabajadoras del hogar, y esta es una deuda histórica que por fin este Senado paritario está a punto de saldar.

“Estamos hablando de una situación altamente vulnerable, de una situación de altísimos niveles de discriminación.

“La mayoría de las mujeres trabajan sin contrato, sin acceso a servicios de salud, en jornadas laborales que exceden las 40 semanas, pero la situación se agrava todavía más en los casos de las empleadas domésticas.

“Por ejemplo, 83 de cada 100 de los hombres que se ocupan en estos puestos, no tienen acceso a servicios de salud, y esto aumenta todavía más cuando se trata de las mujeres.

“Por eso estamos echando abajo los prejuicios, los estereotipos que existen en relación a que solamente las mujeres deben de realizar este tipo de actividades como algo natural, no traemos en la sangre el gusto por lavar o planchar o cuidar un enfermo o al suegro o al cuñado que terminamos ayudándole a vivir mejor, como si fuera algo natural y lo trajéramos en la sangre.

“Por eso creo yo que estamos contribuyendo a eliminar la discriminación en contra de estas personas que conllevan hechos terribles, como que las trabajadoras del hogar no comen los mismos alimentos que consume la familia, así como hechos de violencia, como es el acoso sexual que quedan totalmente oscurecidos, primero porque las trabajadoras no denuncian, son amenazadas, tienen miedo a perder su empleo, y segunda, porque son hechos que ocurren en el espacio privado, son delitos de realización oculta y no se consideran graves dado el acoso y el hostigamiento al que se someten, sobre todo en estos centros laborales.

“Ahora estamos hablando del reconocimiento del trabajo de las mujeres y los hombres y de la aportación a la economía nacional, se está reconociendo el trabajo en el hogar como un trabajo, ese que no se quiere reconocer, ese que no se ve, pero nada más dejémoslo de hacer unas horas y van a ver cómo se nota, dejemos de tirar la basura, dejemos de comprar las cosas para el refrigerador, dejemos de levantar los calcetines en el suelo o los calzones tirados en el baño, dejemos de recoger la ropa o de hacer las camas y van a ver cómo se nota el trabajo que realizan todas estas mujeres y los hombres en algunos casos”.

Era el comienzo de una larga lista de oradores. (Continuará)
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65