×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
04 Noviembre 2009 04:53:29
“No se le encuentra la punta”
Al más puro estilo de Jorge Vergara, quien no tiene paciencia con los técnicos ante malos resultados, Raúl Arias fue despedido de las Chivas Rayadas

La comidilla de la semana fue que Raúl Arias fue despedido de la dirección técnica del Rebano Sagrado, en lo que bien se podría titular “Crónica de una muerte anunciada”.

Cuando apenas tenía unos cuantos minutos en el puesto, se sabía que sus horas estaban contadas, porque ya de por sí, se sabe que conducir al chiverío significa estar sentado en un barril de pólvora, imagínense qué se puede esperar cuando el patrón es alguien con poca paciencia, bipolar y con un afán de protagonismo desmedido.

Las vueltas que dio la vida. Hace apenas unos meses, cuando Sven-Göran Ericsson fue cesado de su puesto, uno de los más firmes candidatos a remplazarlo era precisamente Raúl Arias. Luego, cuando El Pelado Díaz voló del Nido de Copa, su nombre también sonó.

Andando por las nubes, el alto mando televisivo decidió llevarlo a Aguascalientes, en un vano intento de evitar el averno de la Primera A, trayendo a un técnico de prosapia, como el profeta que les llevaría a la tierra prometida, y paradójicamente, así fue. Hoy el Necaxa esta en la División de Ascenso.

Con la frente marchita, ante la sorpresa y los cuestionamientos de propios y extraños, el alto mando caprino decidió contratarlo para sacar al buey de la barranca, mejor dicho al chivo, con los resultados hoy por todos conocidos.

Los argumentos para echarlo de la institución, con el sello de la casa, como si se tratara de un costal de papas, ya suenan gastados y han llegado a ser repetitivos: “Es que no era el técnico para Chivas”. ¡No, pues a ese paso, nadie es el ideal para el Guadalajara, sobre todo, si no les dan oportunidad de trabajar!

Resulta que todos son los mejores estrategas del mundo, hasta que los corren. Efraín Flores era de bajo perfil. Omar Arellano estaba muy verde. Paco Ramírez era ahijado de Sven. Hans Westerhoff era ofensivo. Azkargorta era ofensivo (¡pero verlo!). El Yayo y El Chepo eran De la Torre. Daniel Guzmán era muy Travieso. El Maestro Galindo era poco didáctico.

Los que me dan pena de verdad, porque los admiro y los estimo, son don Alberto Guerra, quien al parecer fue quien recomendó a Arias y a Rafael Lebrija, que se prestó a seguir el jueguito.

Total, que a Jorgito Vergara le dicen la argolla... “no se le encuentra la punta”.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5