×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
18 Noviembre 2019 04:07:00
¿No se puede apagar fuego con fuego?
¿NO SE PUEDE APAGAR FUEGO CON FUEGO?
No es exacto. Bueno, no siempre. A veces, sí es posible. A veces es la mejor opción. https://blogingenieria.com/universidades-ingenierias/apagar-incendios-explosivos/ “Si te dijera que es posible apagar un incendio utilizando explosivos quizá pienses que se trata de una broma, pues no es algo que en un principio suene coherente. Sin embargo, esto es posible y un investigador australiano está trabajando en ello.

“De hecho, apagar fuegos con explosivos no es algo novedoso, porque ya se hace para apagar incendios en pozos petroleros. El doctor Graham Doig, de la Universidad de New South Wales (UNSW), está realizando diversos experimentos para apagar pequeños fuegos con ayuda de explosivos. Para lograr su objetivo Doig se trasladó al Energetic Materials Research Testing Center. Este centro es un lugar para hacer pruebas con explosivos.

“El principio utilizado en los experimentos para apagar el fuego es el mismo que se aplica cuando se apaga una vela, cuando se emite una onda de aire que permite extinguir el fuego.
Si bien esta investigación puede ayudar a minimizar el impacto de los incendios forestales, lo cierto es que apenas se va comenzando y aún falta mucho para desarrollar adecuadamente la técnica.

“Por ahora los experimentos se han realizado usando un tubo con el cual se apaga un pequeño fuego, pero según el investigador la idea puede magnificarse para combatir incendios forestales con mayor eficiencia, reduciéndolos a un nivel adecuado para combatirlos con técnicas tradicionales”.

NOCICEPCIÓN
Esta palabra tampoooooco la conocía. Wikipedia: “La ‘nocicepción’ (del latín nocere ‘dañar’, también conocida como nociocepción, nocirrecepcióno o nocipercepción) es un proceso neuronal mediante el cual se codifican y procesan los estímulos potencialmente dañinos contra los tejidos.

“Se trata de una actividad aferente (sensitiva) del sistema nervioso central y periférico producida por la estimulación de unas terminaciones nerviosas libres especializadas llamadas nociceptores o ‘receptores del dolor’ que solo responde a los cambios por encima del umbral del sistema, ya sean de naturaleza química (por ejemplo: polvo de chile en los ojos), mecánica (por ejemplo: pellizcar, triturar) o térmica (calor y frío).

“La nocicepción activa diversas respuestas autonómicas y también puede resultar en una experiencia subjetiva de dolor en seres sensibles. Las neuronas nociceptivas generan potenciales de acción en respuesta a estímulos intensos, y la frecuencia de disparo determina la intensidad del dolor.

“El término ‘nocicepción’ fue acuñado por Charles Scott Sherrington (británico, 1857-1952, premio Nobel de medicina de 1932) para distinguir el proceso fisiológico (la actividad nerviosa) del dolor (una experiencia subjetiva).

“El término deriva del latín nocere ‘dañar’. Estímulos potencialmente dañinos de tipo mecánico, térmico y químico se detectan por las terminaciones nerviosas libres llamadas nociceptores, que se encuentran en la piel, en las superficies internas tales como el periostio, superficie de articulaciones, y en algunos órganos internos.

“La concentración de los nociceptores varía a lo largo del cuerpo; se encuentran en mayor número en la piel que en las superficies internas profundas. Estas terminaciones nerviosas libres no especializadas tienen sus cuerpos celulares fuera de la columna vertebral en el ganglio de la raíz dorsal.

“Los nociceptores tienen cierto umbral; es decir, que requieren un mínimo de intensidad de la estimulación antes de que desencadenan una señal. Una vez que se alcanza este umbral de una señal se hace pasar a lo largo del axón de la neurona en la médula espinal.

“En las pruebas para medir el umbral nociceptivo se aplica deliberadamente un estímulo nocivo a un sujeto humano o animal con el fin de estudiar el dolor. Después de establecer una línea de base, la droga bajo prueba se da y la elevación del umbral grabado en los puntos de tiempo especificados. “Cuando la droga desaparece, el umbral debería volver a la línea de base (pretratamiento) de valor. En algunas condiciones, la excitación de las fibras del dolor se hace mayor a medida que el estímulo del dolor continúa, llevando a una condición llamada hiperalgesia”.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65