×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
02 Junio 2019 03:59:00
No te la compro Andrés Manuel
¿Y si lo de la aplicación de 5% de aranceles a los productos mexicanos, anunciado para aplicarse a partir del 10 de junio, fuera un plan perverso para elevar los niveles de aceptación de los presidentes López Obrador y Trump? ¿Qué tal si todo fuera una treta buscando apuntalar la posición de ambos mandatarios? ¿Sería eso posible?

Hay elementos suficientes como para sospechar que el anuncio del mandatario norteamericano Donald Trump no es sólo una más de sus habituales bravatas, sino que se trata de un plan orquestado de cara al proceso electoral en el que buscará reelegirse. Pero, también, que la respuesta de López Obrador está en plena sintonía con las intenciones del magnate estadunidense.

Pensemos en el momento exacto en que ocurre: sin previo aviso, a pocos días de que haya elecciones en algunos estados de México, en medio de protestas por el desabasto de medicamentos y la escasez de personal en los hospitales y una caída importante, de 10 puntos porcentuales en promedio, en los niveles de aprobación de López Obrador. ¿No resulta extraña tanta coincidencia?

Si comparamos, por ejemplo, con la manera en que se ha venido dando la guerra comercial entre Estados Unidos y China, vemos que los caminos de la pretendida escaramuza con México son muy distintos. Se puede fácilmente concluir que las pretensiones del Gobierno norteamericano no son las mismas en ambos casos y que, por tanto, es posible deducir que hay intereses distintos moviendo las piezas en cada tablero.

Aquí, todo pareciera dado para que, de manera fácil y conveniente, quede el asunto resuelto. ¿Cómo se van a ver los presidentes de ambos lados de la frontera cuando las diferencias se zanjen de manera rápida y hasta amistosa? Uno, le dirá al pueblo norteamericano que gracias a sus maniobras logró que México se comprometa a dar remedio al problema migratorio, aunque meses después quede demostrado que nada ha pasado y que los flujos migratorios continúan llevando personas hacia el norte.

De este lado del río Bravo, AMLO presumirá que sus buenos oficios lograron hacer que Trump entrara en razón. Se volverá a revestir del mesías salvador que tanto le gusta ser y aspirará a que todos lo alaben por evitar una confrontación mayor. Así, ellos y sólo ellos saldrán ganando, sin importarles las repercusiones que sus maniobras traen para las dos naciones y sus economías.

Ya sé que habrá a quien mi teoría le resulte descabellada, pero los niveles de perversión de ambos presidentes dan para eso y más. AMLO, por ejemplo, ya ha simulado y mentido en más de una ocasión, como con la consulta popular para cancelar el aeropuerto o cuando faltó a la verdad con respecto al abasto de combustibles. Y qué decir de Trump, otro experto en el engaño y la mentira como medios de hacerse del poder.

No pasará demasiado tiempo para que sepamos la verdad. De confirmase que todo fue una treta, ambos deberían ser juzgados por los daños que ya están causando a las economías de los dos países y que en México se irá a devaluación, inflación y pérdida de empleos. Por lo pronto, hasta que no se demuestre lo contrario, yo no te la compro Andrés Manuel.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5