×
Carlos Gutiérrez Montenegro
Carlos Gutiérrez Montenegro
ver +
Psicólogo, Maestro en Enseñanza Superior por la Universidad Autónoma de Nuevo León, actualmente desarrolla su campo en la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Saltillo, como coordinador de investigación; en el Centro de Asesorías, A.C. como psicoterapeuta psicoanalítico; Asesor técnico del Centro de Investigaciones Psicopedagógicas, de la Dirección de Educación Especial de la Secretaría de Educación y Cultura del Gobierno de Coahuila; Productor de contenido del programa “De Frente” y editorialista del canal 7 RCG de televisión, además de articulista del periódico “Zócalo” de Saltillo. Algunos de sus escritos e investigaciones son: "PSICOANALISIS Y SOCIEDAD", publicado por la Universidad Veracruzana en 1982, el 'ESQUEMA DE LA PUBLICIDAD', también publicada por la Universidad Veracruzana en 1984, la 'ESCUELA PARA PADRES", publicada por la Secretaría de Educación Pública de Coahuila y el Instituto de Servicios Educativos del Estado de Coahuila, en 1993 (primera edición) y en 1994 (segunda edición). Además, la investigación llamada ‘ESTUDIO EXPLORATORIO Y PROSPECTIVA DEL PROGRAMA MECED EN EL ESTADO DE COAHUILA’, realizada en una colaboración conjunta de la UPN con el DIF Estatal y la Secretaría de Educación Publica de Coahuila y la investigación “ESTUDIO DE LAS CONDICIONES DETERMINANTES DE LA REPROBACIÓN EN LA UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE COAHUILA”, de reciente publicación.

" Comentar Imprimir
31 Diciembre 2018 04:02:00
Noche de propósitos y deseos
Esta noche, la última del año, se convierte de intrascendente en mágica, pues la mayor parte de la gente la emplea para preparar la prosperidad del año siguiente, construyendo predicciones estructuradas ya sea en función de propósitos, objetivos o deseos, pero todas basadas en sesgos cognitivos, como la falacia del jugador, esa tendencia a asumir que eventos aleatorios individuales están influidos por sucesos aleatorios previos sin conexión real, pensando que las cosas tienen memoria (vg. las monedas recuerdan a su dueño y vuelven) o el sesgo de la profecía autorrealizada, que es la predicción que al ser enunciada o decretada, se convierte en realidad mediante la acción de fuerzas inconscientes.

Así que cuando se pasea la maleta por el cuarto, la acera o la cuadra para que el año nuevo traiga un viaje, se detonan mecanismos inconscientes que llevarán, sin el claro concurso de la voluntad consciente, a su realización. Y es que está noche no solamente se baila y se abraza la gente.

Todos los grupos tienen sus rituales favoritos para recibir el año nuevo y después de las 12 campanadas y los abrazos, se comparten deseos, propósitos y objetivos para realizar el año que llega, generalmente construidos con los anhelos que han ido quedando insatisfechos a lo largo de los años y que no se han podido realizar, ya sea por falta de voluntad, de oportunidad o de constancia.

Los deseos de sacarse la lotería, encontrar el amor, tener un buen trabajo, ser mejores personas o tener más salud, responden al pensamiento mágico, a la fantasía, porque no se necesita acción alguna para lograrlo, sino sólo esperar a que la suerte o Dios lo favorezcan.

Los deseos siguen en su construcción la lógica de la fantasía, porque no acuden a los principios de la realidad concreta sino a los de la magia y al mundo de lo sobrenatural que la contiene. En cambio, son propósitos cuando se busca aprender un idioma, bajar de peso, hacer algún estudio extra, superarse en el trabajo o tratar mejor a la familia, respondiendo a la imaginación, porque construye una intención de superarse pero sin mucha planificación, por lo cual no siempre se realizan o no se persiste en ello y ya para febrero o marzo la mayoría de los propósitos caen en el olvido, pues no basta mencionar o decretar que algo se quiere (aunque sea con mucha fuerza) para que se realice.

Pero si lo que se compartió en esa noche fueron objetivos, como el conseguir un mejor coche, conociendo las posibilidades económicas de adquisición, comprar o modificar la casa evaluando las vías de financiamiento o ahorro, casarse poniendo fecha, realizar un viaje sabiendo costos y modo de economizar para comprarlo, es decir, cuando se define el cómo y el cuándo, generalmente sí se realiza, porque los objetivos pertenecen al pensamiento adulto que planifica y ejecuta lo que se propone según lo ha planificado.

Pero es más agradable pensar en función de deseos, porque estos siguen la vía de la ley del menor esfuerzo y de sesgos cognitivos basados en el pensamiento mágico que, al decir del antropólogo inglés, J. G. Frazer, autor de La Rama Dorada, nos indica que se pone en práctica la magia homeopática para que lo semejante produzca lo semejante (como la maleta que se pasea) o la magia contaminante, que hace que las cosas que una vez estuvieron juntas, al separarse lo que se haga a una cosa lo sufrirá también la otra, como las prendas íntimas de un color que atraiga amor o fortuna.

Pero colateralmente de estas tradiciones tan divertidas, está esa realidad apabullante: es la manifestación de nuestra ignorancia colectiva sobre el funcionamiento de la realidad concreta y sus leyes. Eso toma sentido cuando vemos la Encuesta sobre la Percepción Pública de la Ciencia y la Tecnología en México 2011 realizada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que informa del 72.24% de los mexicanos que creen más en los amuletos y "limpias" que en la ciencia, es decir, 7 de cada 10 personas tienen más fe en los rituales mágicos para aumentar calidad de vida que en la ciencia para resolver sus problemáticas vitales.

Pero no todo tiene ese aspecto primitivo: una encuesta publicada este pasado sábado 29 de diciembre por el periódico La Jornada reporta que los planes que más se formularán para este 2019 son, en primer lugar, más internet y menos libros (35%); cambiar/mejorar empleo (34%); apoyar causas sociales (21%); dejar de fumar/menos refresco y alcohol (10%). Aun cuando parecen tener más de deseos y propósitos que de objetivos, si se lograra un cambio de esta naturaleza en esta noche, dejaría de ser mágica y el próximo año además de ser más productivo, traería una verdadera transformación para todo el país.

Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65