×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
30 Mayo 2019 04:01:00
Nos dieron las gracias y se fueron
Mi esposo compró hace tres años un departamento en un hermoso lugar de veraneo, y allá hemos ido los dos últimos veranos, y aun fuera de temporada, eventualmente nos vamos a pasar algunos días por allá. Nosotros ya no tenemos hijos adolescentes. Nuestros dos hijos, un hombre y una mujer, están casados. Mi hija tiene un bebito de cinco meses y mi hijo aún no tiene niños. Sin embargo, nos acompañan a ese lugar cada vez que tienen oportunidad. Hemos disfrutado mucho, y a veces invitamos a parientes y amigos. Pensamos que debemos compartir esa felicidad que no todos tienen de disfrutar un sitio así.

Un hermano de mi esposo, el menor, tiene dos hijos varones adolescentes, uno de 17 años y otro de 16. Este verano nos visitaron cuando estábamos allá. Nos dio mucho gusto y los atendimos muy bien. Un día que fuimos a cenar con ellos a un restaurante (nosotros los invitamos) que está muy cerca del departamento, mi esposo los presentó con el dueño, porque nos conoce bien, y le dijo que cuando se les ofreciera algo, los atendiera y luego le pasara la cuenta.

Pues figúrate que mis sobrinos se salían en la tarde, después de regresar de la playa, de bañarse y arreglarse, y fueron toda la semana a cenar al restaurante y firmaron las cuentas. Ellos no dijeron nada y cuando llegó el día del regreso, nos dieron las gracias y se fueron. Cuando mi esposo se presentó en el restaurante para ver si habían firmado algo, el dueño le presentó todas las notas y sumaban una buena cantidad, porque habían pedido platillos caros y una noche hasta habían invitado a dos personas y el dueño dijo que eran dos jovencitas con quienes llegaron al restaurante.

Nosotros sentimos que los muchachos abusaron de nuestra buena fe y generosidad. No sabemos qué hacer y quiero pedirte que por favor nos aconsejes. ¿Les decimos a sus padres lo sucedido? ¿Les negamos el permiso de que vuelvan? Nosotros los queremos mucho y no queremos que haya fricción.

Muchas gracias.


ABUSOS

QUERIDA ABUSOS:

Por supuesto que esos jovencitos abusaron de su generosidad y su cariño. Y ustedes debieran hablar con ellos y con sus padres. Que sus padres se enteren de la manera como se comportaron. Si ellos quieren regresar, desde luego que estaría bien que los recibieran, pero ya no les autoricen que firmen sus cuentas en el restaurante. Si desean comer fuera, que lleven dinero suficiente para hacerlo.

Y aclárenles a los jóvenes que son bienvenidos en su departamento, pero deberán pagar por su cuenta los gastos que generen fuera de él. Ellos deben aprender una lección de esa experiencia y apreciar la generosidad de ustedes.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65