×
Francisco Martín Moreno
Francisco Martín Moreno
ver +
Autor de 27 novelas históricas, conferencista, columnista, conductor de TV, apasionado investigador de la cara oculta de México.

" Comentar Imprimir
10 Noviembre 2020 04:00:00
Nosotros, ¿cuándo?
Escuchar Nota
El presidente Joe Biden se encontrará con una agenda de trabajo muy congestionada en los primeros 100 días de su Gobierno: “Tendremos la enorme tarea –afirmó durante la campaña– de reparar el daño que Trump ha hecho”.

Se propone ejecutar una estrategia nacional para “adelantarse” al coronavirus y acabar con la crisis provocada por la pandemia. Se trata de obligar el uso de mascarillas, de ampliar las pruebas diagnósticas gratuitas de Covid-19, ayudar al financiamiento de la producción estadunidense de equipamiento médico y lograr que cualquier futura vacuna “sea gratis para todos, tengan o no seguro” de salud. Habló de “quitar el bozal a nuestros expertos” y mantener a Estados Unidos en la Organización Mundial de la Salud (OMS) en contra de las decisiones de Trump.

¡Por supuesto que retomará el Acuerdo de París para evitar un cambio climático peligroso manteniendo el calentamiento global muy por debajo de los 2° centígrados, permitirá, en el contexto de una reforma migratoria, que nacionales de varios países de mayoría musulmana ingresen a Estados Unidos.

Además de lo anterior, enviará al Congreso de Estados Unidos un plan para conceder la ciudadanía a más de 11 millones de indocumentados, de la misma manera que permitirá a quienes entraron ilegalmente con sus padres cuando eran niños –un grupo de unos 700 mil jóvenes conocidos como Dreamers– puedan quedarse legalmente en el país y dar pasos para obtener la nacionalidad estadunidense!

Biden ha diseñado un plan económico que requiere una inversión de 700 mil millones de dólares destinados a impulsar la manufactura estadunidense mediante la compra de productos nacionales, un plan, conocido como Reconstruyámoslo Mejor (Build back better), que supondría la creación de más de 5 millones de empleos. Para lograr este objetivo impondría mayores impuestos a los estadunidenses más ricos y a las grandes corporaciones.

Ha prometido invertir grandes cantidades en innovación tecnológica, reducir la dependencia de otros países como China y reconstruir la clase media con políticas tributarias que ayuden a pequeños y medianos negocios.

Biden prevé inversiones en infraestructura, en agricultura y en el sector inmobiliario para construir viviendas sostenibles con energías renovables. Propone asimismo, conceder bonificaciones fiscales a los adquirentes de vehículos eléctricos, es decir, rescatar a Estados Unidos con arreglo a un plan de desarrollo moderno acorde con las exigencias del siglo 21, un proyecto de vanguardia que es imposible resumir en un par de cuartillas.

A los mexicanos nos corresponde rescatar a México el 6 de junio del 2021 y para lograrlo, entre otras medidas, debemos arrebatarle a Morena en las urnas, el control de la Cámara de Diputados, es decir, la administración del Presupuesto Federal de Egresos, así como 15 gubernaturas y cientos de municipios, además de revocarle a AMLO el mandato en 2022.

Debemos crear un Consejo Nacional Sanitario “con dientes” facultado para tomar decisiones eficientes y oportunas en relación a la pandemia. Resulta inaplazable diseñar estructuras conjuntas para combatir el narcotráfico; suscribir alianzas con el sector privado nacional e internacional, con el objetivo de crear empleos; promover a México como el gran país de la oportunidad, además de reorientar los recursos públicos a la construcción de infraestructura, en lugar de destinarlos a la compra camuflada e ilegal de votos. Se impone la reconstrucción de México, tal y como Biden se lo ha propuesto en Estados Unidos.

Biden impondrá severas condiciones a México para armar proyectos bilaterales de colaboración, si no avanzamos en el proceso de construcción de un Estado de derecho, en la erradicación del narcotráfico y en la apertura de nuestra economía, sobre todo en lo que hace a las energías renovables.

Los estadunidenses ya recuperaron su país a través de las urnas: nosotros, los mexicanos, habremos de recuperar a México también por medio de las urnas, antes de que la 4T acabe por convertirlo en astillas. Parafraseando a Biden, tendremos la enorme tarea de reparar el daño que AMLO ha hecho. Informemos y votemos, es nuestra prioridad.
Imprimir
COMENTARIOS