0
×
1
Joel Almaguer
Joel Almaguer
ver +
Inició sus estudios en la Universidad Autónoma de Coahuila, donde tuvo como maestros a Gerardo Monjarás y en sus últimos años al reconocido pianista regiomontano Gerardo González. Ha desarrollado su actividad musical como pianista en danza y como acompañante de cantantes principalmente. Ha participado en musicales como pianista. Imparte diplomados en historia de la música para la UAdeC. El año pasado vivió en Francia donde tuvo oportunidad de compartir su talento musical. Música Sobre Ruedas es un proyecto que ha desarrollado para compartir música en espacios públicos. Actualmente también es miembro de la Orquesta Filarmónica del Desierto donde participa activamente en el Coro Filarmónico. [email protected]

" Comentar Imprimir
15 Septiembre 2019 03:50:00
Notas que purifican
Hildegard von Bingen (Alemania, 1098-1179) fue una mujer como pocas. Médico, naturalista, conocedora de ciencias, poeta, compositora, poseedora de un don místico que le permitía tener visiones desde la infancia, mismas que ocultó durante años hasta que se decidió escribirlas y compartirlas con el mundo. Una mujer que supo relacionarse y hacerse respetar por los reyes de la época.

Admirada por Leonor de Aquitania, aquella otra mujer pilar de la historia. Una mujer que luchó por lo que creía y amaba, y que no se dejaba vencer hasta conquistar aquello que se proponía. Actualmente, doctora de la iglesia, es por su música por la que yo me siento fascinado. Su obra es de los catálogos más extensos de la música medieval. La calidad de sus composiciones sobrepasa las de la época en la que las melodías eran menos elaboradas. La suya es de una riqueza extraordinaria. Movimientos melódicos más amplios en el que los cantantes deben tener un gran dominio de la voz. El uso de una nota pedal (una nota musical que se mantiene constante durante largo tiempo) que reviste a su canto y nos llena de una plenitud casi mística.

La música de Hildegard nos arrebata para llevarnos a las esferas más recónditas del universo musical. La música de Hildegard es monódica, es decir que está hecha por una sola melodía, como el canto gregoriano, el bizantino, el mozárabe, por citar algunos otros ejemplos. El coro canta al unísono mientras un instrumento, o en otras ocasiones una sección del coro, guarda aquella nota pedal de la que hablaba hace un momento.

Los textos religiosos, si bien podríamos no comprenderlos, no nos impiden disfrutar de su obra. Tampoco que se sea creyente o no de las doctrinas que la compositora profesaba.

Hildegard es una muestra de que la música no solamente sobrepasa los tiempos, sino también los credos.

Canticles of Ecstasy es un álbum realizado por Sequentia, una de las agrupaciones más afamadas y especializadas en repertorio medieval. La delicadeza de las voces son como incienso que se eleva en ofrenda.

La música de Hildegard es luz, es un éxtasis que nos arrebata para regresarnos renovados, purificados. Con Hildegard estamos frente a la Belleza y sin duda será una experiencia que deberíamos todos experimentar.

Que lo disfruten.Álbum de la semana: Hildegard von Bingen. Canticles Of Ecstasy. Spotify.
Imprimir
COMENTARIOS


9

  • 1 2
  • 0
4 2
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95