×
Querida Ángela
Querida Ángela
ver +
La vida cotidiana nos presenta día a día infinidad de situaciones y en algunos casos necesitamos del consejo experto. Querida Angela es una columna que busca responder a todas sus preguntas. Escribe a: [email protected]

" Comentar Imprimir
21 Marzo 2009 03:00:09
Noviazgo por interés
QUERIDA ÁNGELA: Hola, mi historia comienza así: soy una chica de 18 años (los acabo de cumplir), nunca me han faltado los pretendientes, ya que tengo un excelente cuerpo, tengo conversación, sentido del humor, soy divertida, alocada, alegre, en fin, pero no sé, tal vez de forma subliminal doy el mensaje que no quiero tener ninguna relación formal.

Un día me pidió que fuera su novia, lo cual me asombró ya que yo tenía en concepto de que los hombres: “Sólo te quieren de a ratitos”, y mi lema era: “No enamorarse, sólo se vale divertirse”, si los hombres pueden, ¿por qué nosotras no? Pero él era diferente, jamás había conocido un hombre que me tratara como él, sin pedir nada a cambio. De todos modos seguí con él, a lo mejor por mi necesidad de afecto verdadero, a lo mejor porque así lo quiso Dios, a lo mejor porque estaba tan vulnerable, a lo mejor porque tenía que vivir algo nuevo, diferente, una lección.

El caso es que nuestra relación siguió durante algún tiempo, pero yo le fui infiel varias veces, yo sé que fui una tonta, porque ni siquiera me escondía.

Algunos amigos mutuos se daban cuenta de lo que pasaba, pero no le decían nada, tal vez esperaban que yo iba a terminar pronto con él.

Conforme pasaban las semanas yo me fui clavando más y más con él, pero un día él llegó y me dijo que ya no quería seguir conmigo, no me quiso dar explicaciones, simplemente que para él ya se había acabado todo y que mejor cada quien le siguiera por su lado. Cuando sucedió esto yo sentí morirme, porque justo entonces me di cuenta de cuánto lo quería y que iba a ser terrible perderlo. Después de que terminó conmigo yo fui a buscarlo a su casa para tratar de arreglar las cosas y me recibió su mamá. Yo ya la había visto varias veces, pero nunca me había puesto a platicar con ella, y como ese día él no estaba en la casa me quedé a esperarlo mientras ella hacía sus cosas.

Me empezó a contar que él era el hijo consentido de la casa, por ella y por sus hermanos y que incluso su padre y ella ya estaban pensando poner una casa que tienen en otra colonia a su nombre para que se estabilizara.

Cuando me dijo esto juro que creí ver un guiño en sus ojos, como si me estuviera “tirando la pedrada” para que yo viera a su hijo como un buen partido.

En un momento hasta sentí que yo podría ser la nuera consentida también, jajaja, ya que a él lo quieren mucho, pues a mí me tendrían que querer también, ¿o no? Total que se hizo de noche y ya ni pude verlo, y desde entonces no he podido ni hablar con él, como que no me quiere dar la cara.

Fue necesario que pasara eso para que me diera cuenta de cuánto lo amo, pero no sé qué hacer.

MARIELA

QUERIDA MARIELA:
Yo creo que no es amor lo que sientes por este chico, más bien creo que le viste en la cara el signo de pesos en cuanto su madre te dijo que pondrían la casa a su nombre.

Supongo que eres una muchacha joven, por eso no te has puesto a analizar la inestabilidad de tus relaciones.

Ese muchacho buscaba algo serio contigo desde el principio, que tú no supiste valorar, así que es hora de que hagas un profundo examen de conciencia y te digas a ti misma qué es lo que quieres realmente con él, y antes que nada, debes aclarar con él las razones por las que terminó contigo. ¿No te has puesto a pensar que alguien le contó sobre tus infidelidades?

No construyas relaciones ficticias sin saber primero exactamente en qué suelo estás pisando. ¿Quieres ser la “nuera favorita” que engaña a su esposo?

¿Qué es lo que quieres? Cuando sepas responder a esta pregunta, estarás lista para una nueva relación.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5