×
Rafael Loret de Mola
Rafael Loret de Mola
ver +
Rafael Loret de Mola Vadillo (Tampico, Tamaulipas; 25 de octubre de 1952). Periodista y escritor mexicano, conocido por ser uno de los más serios críticos del sistema político mexicano. Sus libros, muchos de los cuales han sido best-sellers, contienen información confidencial sobre numerosos actores políticos de México. Jamás ha sido desmentido públicamente.

" Comentar Imprimir
07 Junio 2019 04:00:00
Nula Celebración
Dicen algunos que lo tratamos mal, que todo le cuestionamos y, sobre todo, que no lo dejamos trabajar. En las redes sociales, sin embargo, ha surgido un panal rebosante de la miel de la adulación; no sé cuántos, pero cualquier improvisado con conocimientos básicos sobre la cibernética, puede conseguirse dos cámaras y reflectores –a veces éstos no son necesarios-, para constituirse en youtubers destinados a enaltecer la figura del presidente de la República quien insiste en llamar “benditas” a las redes sociales a cambio de defenestrar a los medios “convencionales” cuando lo señalen o cuestionan por “cualquier cosa” como insistir en que México nació hace diez mil años cuando solo festejaremos, en 2021, doscientos años de la consumación de la Independencia, cuando verdaderamente comenzamos a llamar a nuestra patria México.

En el día de la libertad de expresión es de esperarse un pronunciamiento exacto sobre donde queda el periodismo independiente, cuando es profesional y objetivo –un término que se confunde ahora con la reverencia acostumbrada en las monarquías-, y cómo deben actuar los poderes públicos, en todos sus niveles y líneas, ante publicaciones negativas, incluso las maledicentes, para honrar el derecho a la información y a la libertad absoluta a pronunciarse como uno piense y quiera con las únicas limitantes a no caer en la subversión ni en la abierta traición a la patria sobre todo en esta hora de incertidumbre respecto al impresentable vecino del norte.

No nos confundamos: el presidente, ni ningún otro funcionario integrante de alguno de los poderes de la Unión, puede ponerse en la misma línea de los periodistas y aducir su derecho a la réplica, una función que no les está concedida específicamente en ninguna de las leyes que nos rigen; el informador libre –no quienes siguen los mandatos editoriales de los dueños de sus empresas a veces con maridajes enfermos-, no tiene a su mando fuerzas públicas ni jueces corroídos que actúen parcialmente para favorecerlos.

Al contrario, las distancias son enormes y la ausencia de equidad –la fuerza del Estado contra la pluma de un periodista-, nulifica cualquier sentido de legitimidad en el descrédito que nace desde el centro neurálgico de lo poder gubernamental.

No es tan difícil entenderlo. ¿O sí? Claro, en la hora en la cual más se ha estigmatizado la profesión del periodismo –algunos insisten en que cualquier youtuber tiene más credibilidad que los analistas imparciales-, es momento de poner las cosas en orden: el ejercicio de la información es contrapeso a los excesos del poder.

¿Cuántos de esos improvisados cibernéticos, del club de aduladores, se han atrevido a realizar un solo cuestionamiento al mandatario en curso, a cambio de lapidar a quienes lo han enfrentado, directamente o a través de críticas y notas non gratas para los de arriba?

La mera interrogante plantea si la libertad es solo para aplaudir y no para inferir las desviaciones notorias del gobierno, cualquiera que éste sea. Por mi parte defenderé, hasta el fin, mi derecho a expresarme cómo me dé la gana... con o sin Andrés Manuel enfrente.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Búsquenos en Youtube y en Facebook
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5