×
Fausto Fernández Ponte
Fausto Fernández Ponte
ver +
Don fausto fernández ponte es poseedor de un impresionante y sólido currículum: 50 años de periodista profesional. Su opinión y columnas periodísticas son respetadas en ese ámbito, por el prestigio que a pulso se ha ganado, es considerado una autoridad en su campo. Además de corresponsal de guerra, ha entrevistado a jefes de estado y de gobierno de la talla de Lyndon B. Johnson, Richard M. Nixon, Indira Gandhi y William Clinton.

" Comentar Imprimir
21 Abril 2009 03:38:39
Obama, Galeano, Rita y Julio Ricardo
Si el Ejército Mexicano surgió del pueblo, ¿por qué entonces ataca al pueblo?: Francisco Pérez Chicuelo

I
Los temas tratados en éste espacio durante la semana pasada han concitado reacciones variopintas de nuestros caros leyentes en periódicos impresos y por internet. Ello exige precisiones.

Esos temas son la visita de Barack Obama a México, el regalo de Hugo Chávez a éste en Puerto España, la estulticia del INAH en agravio de Rita León y el ayuno de Julio Ricardo Blanchet.

Los leyentes Pedro Enrique Ruiz y Edwin Corona cuestionan el aserto de que el señor Obama es de izquierda. No lo es en el espectro ideológico y político mexicano, sin duda, pero…

Pero en el espectro ideológico y político de Estados Unidos –que tal fue el contexto del aserto del escribidor-, don Barack sí está a izquierda, una que calificaríase de tímida o moderada.

Aquella es una percepción corriente en México. La izquierda estadunidense tiene varias vertientes, tantas como las que hay en México o cualesquier otros de los estados americanos.

Las vertientes luxemburguiana, marxista, engeliana, leninista, troskista o incluso la que se emblematiza en el casi desaparecido Partido Comunista de EU, apenas dan señales débiles de vida.

En el socialismo estadounidense –identificado con Eugene Debbs y Jacobson— hay tradición más arraigada que en las otras vertientes de la izquierda en ese país; surgió tras la Guerra de Secesión.

En el contexto de la cultura política de EU, la izquierda se identifica más con ciertas exégesis y actividades de “buena conciencia” del cristianismo protestante estadunidense y europeo.

Esa izquierda es creyente en los valores, reales o inferidos, de la religión monoteísta organizada para fines de poder y negocio y en la falacia del “diseño inteligente” de la creación.

II
Este escribidor tiene cincelada en su memoria reporteril una marcha a favor de la reforma migratoria realizada por mexicanos en Chicago, en 2006, en la que participó el señor Obama.

Luego de la marcha, en breve conversación con don Barack –quien se disculpó por no hablar, ni leer, ni entender castellano—dijo que las causas sociales son las causas de la izquierda.

Obvio es que si extraído del contexto estadounidense, don Barack es tan derechista como cierta pseudozurda mexicana adherida por afán crematístico a la ubre del modelo político prevaleciente.

Démosle vuelta a la hoja: el regalo del Presidente Chávez al señor Obama fue un ejemplar de “Las Venas Abiertas de América Latina”, ya clásico, del uruguayo Eduardo Galeano.

El regalo del libro –que el señor Galeano dedicó a don Barack— es en castellano y trajo a la memoria del escribidor retazos vivenciales de sus entrevistas con Jimmy Carter y Bill Clinton.

En las entrevistas con los señores Carter (publicada en 1978 en “Excélsior”) y Clinton (publicada en “El Financiero” en 1992), el escribidor les preguntó si habían leído el libro de don Eduardo.

Las respuestas fueron un “no”, aunque ambos ofrecieron hacerlo. Don Jimmy habla limitado castellano y don Bill no, pero indicaron que lo harían traducir. El señor Clinton era entonces candidato.

Es de esperarse que el señor Obama sí haga traducir el libro y se entere de algunas cosas que la izquierda estadounidense con la que él se identifica (la de Martin Luther King) simplemente ignora.

III
Intúyese que don Barack tiene limitadísimo margen de maniobra política, pues es rehén de los intereses del imperialismo –eso se ha dicho aquí desde que era candidato— y su cultura de poder.

En la Cumbre de las Américas, sus controladores y agentes de seguridad estuvieron en todo tiempo con él, incluso en las reuniones plenarias secretas con los demás mandatarios.

Lo difundido acerca del cónclave se debe al señor Chávez, quien hizo introducir subrepticiamente una cámara a las plenarias y registró, en videos, lo ocurrido allí.

De los otros temas, el de la injusticia a la antropóloga y arqueóloga Rita León López mereció de la cara leyente Ernestina Hernández un adjetivo calificativo: “perversidad” del INAH.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia no reconoce los derechos humanos de doña Rita, atacada a machetazos en un sitio arqueológico en Orizaba. Además el INAH la hostiliza.

Doña Rita, cuya cabeza estuvo a punto de ser cercenada, sufrió lesiones graves y pérdida de un dedo, hace responsable de su avatar al delegado del INAH en Veracruz, Fernando Pérez Vignola.

¿Y el señor Blanchet? Su ayuno en la plaza Lerdo, en Xalapa, es reivindicador: que la Universidad Veracruzana le reconozca derechos laborales y no reprima la libertad de expresión.

Acerca de don Julio Ricardo, la cara leyente Georgina Reyes escribe: “La UV tiene varias máscaras, pero las más grotescas son las de represora y cómplice de la Iglesia que anula su laicismo”.

http://www.faustofernandezponte.com
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5