×
Guillermo Herrera Márquez
Guillermo Herrera Márquez
ver +

" Comentar Imprimir
21 Septiembre 2013 03:00:25
Oídos sordos en la Gran Hacienda
En los últimos años la ciudad de Ramos Arizpe se había caracterizado por llevar un desarrollo urbano sostenido, solidez económica y satisfacción de los habitantes, hoy sin embargo, la molestia y quejas ante las autoridades Municipales y Constructoras como Corsa S.A reinan en esta ciudad otrora ejemplo regional.

Es bien sabido para los economistas que un indicador palpable para saber cómo está la situación económica de un país, estado o ciudad es a través del ramo de la construcción, de la compra de vivienda, por ello se convierte en un aspecto fundamental para ver el desarrollo urbano de una comunidad.

Por ello es importante escuchar y analizar las quejas ciudadanas en contra de constructoras y compradores de vivienda.

Colonos del Fraccionamiento Gran Hacienda, un complejo construido por la Constructora Corsa S.A manifiestan gran molestia por el deficiente, poco profesional y rustico servicio recibido, el cual ha dejado mucho que desear desde que se inició con la venta de inmuebles, hace ya casi dos años. Ya esta constructora había sido señalada por mal servicio en Noviembre de 2008, cuando vecinos de la Colonia Analco II habían manifestado molestia por malos terminados en sus casas, cuarteaduras y mal acabado en puertas y ventanas.

Algunos de los empleados de esta Constructora desconocen por completo el concepto de servicio, de atención al cliente y lo peor es que tiran al cesto de la basura el prestigio e imagen corporativo que pudiera tener esta empresa.

Increíble resulta para cualquier comprador que existan dueños de casas habitación en esta Colonia Gran Hacienda en Ramos Arizpe que tengan ya más de un año y ocho meses habitando sus casas y que la constructora o sus empleados no tengan la delicadeza, atención u obligación para entregarles los planos; precisión en tiempo que si existió al momento de firmar los créditos ya sea a través de Infonavit o Cofinavit según manifiestan los propios vecinos.

Era de esperarse que si no se han entregado los planos a los vecinos de sus propiedades tampoco hayan distribuido de manera uniforme el reglamento Interno a todos y cada uno de los vecinos, situación que desde luego genera conflictos entre los habitantes por ser un fraccionamiento cerrado, obligación que la constructora debe cumplir.

Es tanta la molestia entre los habitantes de estas casas construidas por Corsa que los propios vecinos debieron con recursos propios pagar por un portón eléctrico, una promesa hecha por los representantes de la constructora, quienes señalaron que ellos absorberían el costo según señalan los vecinos. Un detalle grave es que aunque la constructora aun no entrega la colonia y departamentos del sector y ya no cuenta con mecanismos para ingresar, deben esperar a que un vecino ingrese y puedan pasar.

Con estas lluvias recurrentes existe un grupo de vecinos de la colonia que señalan que sus nuevas y poco modestas casas tienen un deficiente impermeabilizado, cuentan con numerosas goteras, situación de la que ya han manifestado a los representantes de la constructora y han hecho caso omiso, solo promesas de la burocracia privada. Si fueran casas con varios años de edificación sería entendible, no con casas que no llegan muchas de ellas a los dos años.

Incluso existen vecinos que aseguran que les fue prometida la instalación de hidroneumáticos al momento de la venta, situación que se quedó en el mundo de las palabras ya que solamente ocurrió en algunos de los hogares.

Pecando de optimistas pensamos que estas problemáticas no se repetirán en el nuevo fraccionamiento de esta casa constructora ubicado a espaldas de la Nissan en Saltillo, el cual se anuncia con bombos y platillos.

Esperamos y deseamos que el personal de la Constructora no esté esperando que se cumpla el plazo de garantía para n o cumplir, tal y como lo señalaron hace años los vecinos de la Analco II.

Queremos pensar que los dueños o accionistas de estas empresas desconocen gran cantidad de los problemas, molestias y pésimo servicio que brindan sus trabajadores, de lo contrario no se entendería las ganas y empeño por dañar el prestigio e imagen de una empresa como Corsa.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5