×
Inés Sáinz
Inés Sáinz
ver +

" Comentar Imprimir
07 Agosto 2012 04:00:58
Olímpicos gloriosos
En un abrir y cerrar de ojos se nos han ido los Juegos Olímpicos, pues nos encontramos viviendo su última semana. Es inevitable que al pasar de los días, nos invada un sentimiento de tristeza, pues a lo largo de estas casi tres semanas hemos atestiguado juntos momentos que marcarán la historia de este evento, que incluso nos han tenido con lágrimas contenidas, pero también con la alegría de ver subir a nuestros representantes al podio en cinco ocasiones, y con tristeza y tal vez un poco de coraje, al ver cómo se nos ha escapado la presea en el último suspiro.

Han sido unos Juegos Olímpicos excepcionales, magníficos, llenos de grandes historias, de ver la consolidación de algunos atletas, la reivindicación de otros y el sorpresivo descalabro de algunos más. En esta ocasión quiero aprovechar este espacio para hablar de tres enormes figuras del olimpismo, de tres momentos que el pasado fin de semana dejaron huella imborrable en los escenarios londinenses.

1.— La fosa de clavados resultó su mejor aliada; Laura Sánchez supo pelear con el corazón y con un gran espíritu deportivo, supo no darse nunca por vencida y venir de atrás para regalarnos sus mejores clavados desde el trampolín. La experimentada mexicana defendió con uñas y dientes un tercer y digno lugar. Así es como Laura Sánchez demostró su categoría, pues se plantó en el trampolín consciente de que no era favorita al podio, pues hace cuatro años, un sexto lugar en la misma prueba la había dejado muy lejos de las favoritas. Sin embargo, la clavadista dejó lo mejor para el final, ya que sus primeras tres ejecuciones resultaron discretas. La total concentración y la mente puesta en el podio llevaron a la mexicana a no regalar nada, pues había quien le venía pisando los talones. Su último clavado resultó grandioso; la italiana Tania Cagnotto nada pudo hacer, y a pesar de que su última ejecución también fue buena, 20 centésimas marcaron la diferencia. Laura Sánchez compartió el podio con las representantes de China, regalándonos una hermosa sorpresa, digna de una atleta de primer nivel. Hoy, los clavados parecen ser nuestros, y México entero compartió la alegría de nuestra deportista en un día en el que poco se esperaba.

2.— El Centro Acuático lo vio sumergirse en la alberca por última vez el sábado. Su adiós no pudo ser mejor y Michael Phelps se regaló a sí mismo un último oro que sabe a gloria, pues catapulta una exitosa carrera que lo sitúa como el atleta con más medallas olímpicas en la historia. Sus 22 preseas, 18 de oro, 2 de plata y 2 de bronce son un reflejo de su grandeza bajo el agua, en donde sin duda alguna ha dejado una huella que luce difícil de borrar. Hoy, Michael Phelps se alista para una nueva competencia, para un nuevo reto de vida en pro del beneficio de los niños que, aunque lo mantendrá fuera del agua, seguramente también lo verá triunfar y seguir siendo un ejemplo para todos los que sueñan con alcanzar la gloria. Londres nos ha regalado uno de los mejores momentos en la historia de los Olímpicos, ser partícipes de la culminación de la carrera de un verdadero tritón de las albercas.

3.— A este espectacular hombre lo esperábamos más que nunca, el viento parece ser el único que le da pelea en las pistas de atletismo, es simple y sencillamente un hombre de otro planeta. Usain Bolt refrendó su título como el más rápido del mundo al coronarse en la prueba reina de Londres 2012, que resultó espectacular y que por supuesto acaparó los reflectores del mundo entero, tanto así que hasta récord de audiencia impuso al ser vista por prácticamente 20 millones de televidentes. Los 100 metros planos resultaron una carrera fenomenal, de esas que pocas veces podemos disfrutar, pues además de Bolt, tuvimos el privilegio de ver a grandes atletas como Yohan Blake, Justin Gatlin (plata y bronce, respectivamente), Asafa Powell y Tyson Gay. El jamaiquino llegó a esta justa con algunas dudas encima, pues recordemos que había sido Blake quien lo había derrotado hace unos meses y que ahora se vio superado por mucho. No hubo competencia para Bolt, la presea áurea le seguirá perteneciendo por cuatro años más, y su nombre ya forma parte de una verdadera leyenda del atletismo.

Faltan sólo algunos días más, y estoy segura que Londres aún nos tiene reservados sucesos que nos darán más satisfacciones y que harán de estos unos Olímpicos de ensueño.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5