0
×
1
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
10 Octubre 2019 04:02:00
Operación Pepe Pepe
No lo sé. No sé decirte cómo fue. No sé explicar lo que pasó, pero... de pronto José José se convirtió ¡en prioridad nacional!

Justo cuando estábamos con que la economía está del carajo, con que la inversión no llega, con que no hay certidumbre para los empresarios, la muerte del cantante se convirtió en el tema prioritario tanto para Andrés Manuel López Obrador, como para Claudia Sheinbaum. Vaya, hasta un avión de la Fuerza Aérea Mexicana mandó el amado líder cabecita de tampón para traerse a México las dichosas cenizas.

Y en el recorrido del aeropuerto a los homenajes, no, bueno, había más policías que en todas las series de Netflix. Si así anduvieran cuidando las calles como cuidaron al “Príncipe de la Canción”, la CDMX sería, mínimo, Mónaco.

Viendo todo el irigote en torno a don Pepe, me pregunto en qué oficina de Gobierno se puede pedir al Gobierno que preste un avión para traer a México las cenizas o el féretro de un pariente. Y, claro, también me gustaría saber si se puede contratar una escolta –con motociclistas y toda la cosa– para que me acompañe a comprar unos tenis a Tepito. Porque si algo es Tepito es bravo.

Ya sé que prometí hablar de otra cosa que no fuera AMLO, peeero... ¿acaso es mi culpa que haya usado a José José como cortina de humo? La Operación Pepe Pepe resultó todo un éxito para desviar la atención de todos los problemas que arrastra el Gobierno. Ahora resulta que nos incomoda más Sarita la maldita que el Cártel Jalisco Nueva Generación. O que nos importa más traer medio kilo de cenizas en avión, que cuidar a los paisanos que están siendo perseguidos en Estados Unidos por Donald Trump.

Según José José, ya lo pasado, pasado; pero este Gobierno tiene muy presentes las tácticas del pasado para distraer a la gente: pan, circo y... ¡gavilán o paloma!

¡Ay, Barbosa!
Si hubiera un premio al gobernador más bruto, Miguel Barbosa no lo ganaría por bruto. Vamos, para nadie es un secreto que el Mandatario de Puebla nomás no da una cuando abre la boca. Bueno, tampoco cuando la tiene cerrada. Pero ayer se aventó una de esas frases que, en cualquier otro país, lo harían caer del cargo. Dijo que en 2018 le robaron las elecciones, pero que Dios los castigó. Obviamente lo dijo refiriéndose a Martha Érika Alonso y a Rafael Moreno Valle, quienes murieron por exceso de helicóptero en la sangre.

¿Qué clase de persona puede hacer un chiste sobre eso? Aparte de mí, el morenista Barbosa. La diferencia es que el señor es el Gobernador y yo no gobierno ni mis ganas que tengo de ponerme bien José José. No se qué me preocupa más: que Barbosa tenga tan poca sensibilidad política como para tirarle tierra a los muertos o, peor todavía, que realmente crea que Dios está de su lado y que su Gobierno es obra divina. Pobre Puebla, de por sí ya está llena de poblanos y ahora esto.

Morelos de nuevo
La situación cada vez está peor en Morelos y el Gobernador está con las broncas hasta el cuello. A pesar de todo la buena noticia es que Cuauhtémoc Blanco sí tiene cuello.

¡Nos vemos el domingo!
Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95