×
Eduardo Castañeda Sarabia
Eduardo Castañeda Sarabia
ver +
Eduardo Castañeda Sarabia es originario de la Ciudad de México(1976) Periodista, devenido maestro, columnista, arreglista y compositor, empresario restaurantero y crítico cinematográfico-musical. Mitad capitalino, mitad regiomontano, escribió seis años para el diario Reforma, ofreció cátedra durante un año, y llenó estómagos por el resto de sus días en El Hijo de la Tostada, el restorán de su propiedad".

" Comentar Imprimir
24 Septiembre 2008 04:00:00
Otra tonta película de terror
No sé su tipo de película favorita, pero las de terror, horror, miedo, espantos o como quiera llamarle, definitivamente no son las de mi agrado.

Claro, siempre hay gratísimas sorpresas como "El Proyecto de la Bruja de Blair", "Las Horas" o "Sexto Sentido", pero con un género agotado, hay poco por hacer. Y "Los Extraños", partiendo de una buena premisa, se escurre como agua entre los dedos.

Si se cuenta con sólo dos protagonistas, y ellos aparecen en el 95 por ciento del filme, hay que ser muy cuidadosos. Y Bryan Bertino, el director, no lo fue. En lo más mínimo.

Además de promover la cinta como “basada en hechos reales”, (apegándonos a lo que vemos en los noticieros, ¿qué cinta de terror no estaría sustentada en la realidad?), el peor defecto de "Los Extraños" es, simplemente, apegarse demasiado a la forma, y no al contenido.

Causar sobresaltos, gritos e impactos visuales es parte del manual del director de cintas de horror. Y Bertino lo cumple, sí, con creces, pero si ese es el propósito de su ópera prima, mejor se hubiera propuesto contar una historia de manera decente.

Y es que, al dejar cabos sueltos, es común salir de la sala con la palabra “churro” entre los labios.

Además, desde los primeros 25 minutos aparecen los villanos a cuadro. No se necesita mucha imaginación para saber que a los protagonistas les espera una muerte lenta y dolorosa.

En cualquier taller de guionistas le enseñan al iletrado que los personajes tienen motivos. Incluso los asesinos múltiples o psicópatas. Pero aquí, los enmascarados no muestran razones.

Aquí no hay moralejas ni castigos morales. Si hace memoria, en los 80's los adolescentes intentando desvirgarse morían como condena por sus pecados y su deseo de manchar el matrimonio casto. Y en el 2000 la muerte banal y sin fundamentos es vanagloriada por los medios y los realizadores. “¿Por qué nos hacen esto?”, cuestiona Liv Tyler a sus captores. “Porque estaban en casa”, responden.

A su vez, el porqué sufrirán los cinéfilos con "Los Extraños", es sencillo: porque asisten a ver películas como "Los Extraños", que asustan, sí, pero son en resumen un chicle para el cerebro por espacio de hora y media.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5