×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
04 Julio 2020 04:00:00
Pacientes con cáncer, una realidad
Escuchar Nota
El cargo de” primera dama” no existe oficialmente en México. En realidad, es un nombramiento que se ha dado a la esposa del presidente de la república quizás más como una distinción.

Precisamente para que no fuera considerada solo una figura decorativa que debería acompañar al esposo en actos oficiales, es que la esposa del presidente en turno empezó a participar en eventos de caridad a los que era invitada y como presidenta de instituciones creadas para beneficio de la niñez, de las familias mexicanas y de los adultos.

Algunas lo hicieron, no sé si porque sintieron cierta obligación de participar; por protagonismo personal para no aburrirse o porque realmente se interesaron y motivaron con los programas sociales.

La labor social es algo verdaderamente hermoso, implica entrega, es dar apoyo a otros que lo necesitan, es velar por el bienestar de los demás. Es desprendernos de un poquito de lo que tenemos para ofrecerlo a otros.

Todos podemos ser parte de ese movimiento en favor de otros y de muchísimas maneras. La solidaridad es o debe ser parte de nuestro ser porque nadie es tan pobre que no pueda desprenderse de algo, como tampoco creer que se tiene tanto que no pueda necesitar de la ayuda de otros.

Todos necesitamos de todos y todos podemos y debemos ser solidarios en algún momento.

Lo hemos vivido con desastres naturales. Lo estamos viviendo hoy con una pandemia que nos mantiene encerrados.

Es la misma gente la que empezó a tender su mano a otros, al ver un gobierno inmerso en un discurso de polarización que no ha ayudado en nada.

No, no ha sido el gobierno el que ha motivado a los mexicanos a unirse en beneficio del país, por el contrario, a grupos radicales los incita con su discurso de odio, de desprecio a las instituciones a destruir lo que con tanto esfuerzo construimos entre todos.

Sí, los ciudadanos con sus impuestos han hecho posible que México creciera.

Su falta de empatía con el dolor ajeno y la ausencia total de solidaridad se han manifestado desde el principio al quitar el llamado “Seguro Popular” y privar de sus tratamientos a personas con cáncer, a esos niños que están en espera de ser atendidos.

“¿Cuándo atenderá personalmente a los padres de niños con cáncer? Gracias por su amable respuesta”, preguntó un usuario en las redes a Beatriz Gutiérrez Müller. A lo que respondió “No soy médico, a lo mejor usted sí. Ande, aýudelos”.

Por supuesto que la respuesta que le dio la “no primera dama” no fue bien recibida por nadie.

Cualquier mujer podría sentir empatía con los padres, con las familias que están enfrentando una situación tan difícil como lo es tener un familiar con cáncer.

El cáncer es una enfermedad que de solo escuchar su nombre nos corta la respiración por la incertidumbre que representa contraerla. Tratamientos largos, costosos, que arrebatan la tranquilidad a las familias.

Es una lucha desesperada por salir adelante, desde el primer momento. La solidaridad y el apoyo ha surgido siempre entre la comunidad, siempre dispuesta a ayudar. No se espera todo del gobierno ¡Por supuesto que no!

SOLIDARIDAD, sí, porque gracias a Dios, siempre hay gente buena en el mundo y en nuestro querido México, ni se diga.

No concibo a un gobierno que, por una supuesta lucha contra la corrupción, castigue de manera innecesaria a los niños; más aún cuando se encuentran padeciendo una enfermedad como el cáncer que requiere no interrumpir su tratamiento.

Nuestros niños, merecen la mejor atención y no confinarlos a una lista de espera, menos aún, al rechazo. Los niños con cáncer deben ser atendidos y brindarles el tratamiento que necesitan sin escatimar esfuerzos para obtener los medicamentos que se requieren.

Para tratar de entender a los padres de niños con cáncer o con cualquier otra enfermedad, solo se requiere tener un poco de sensibilidad, tener empatía y ponerse en su lugar, en su lecho de sufrimiento.

Inaceptable las respuestas y actitudes nefastas que reflejan desprecio a los demás, así como la indiferencia a una problemática donde niños a través de su sufrimiento, reclaman su justo derecho a la salud y a la vida.
Imprimir
COMENTARIOS