×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 [email protected]

" Comentar Imprimir
27 Diciembre 2018 04:09:00
¡Palos de ciego…que nadie cree…!
Podrá culpar al cielo, la luna y las estrellas, pero lo cierto es que en el caso Puebla, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador sólo está dando palos de ciego.

En efecto, nadie sabe si el de Puebla fue o no un accidente o un atentado, pero también es cierto que muchos dudan de la seriedad de la investigación del Gobierno –el mismo que satanizó a los fallecidos–, y sobre todo muchos más dudan de la certeza de las decisiones presidenciales.

¿Por qué resulta difícil de aplaudir y creer lo que hacen el Gobierno y el Presidente en el caso Puebla?

1.- Porque al no asistir al funeral de la gobernador a Martha Erika Alonso y de su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, el Presidente huye de su responsabilidad como jefe de Gobierno y de Estado.

2.- Porque era justo el momento de llamar a la reconciliación nacional; de poner alto a la confrontación, el odio y la pelea entre poderes.

3.- Porque al escapar ante lo que llamó “neofascistas” confirma que no es un hombre de Estado.

4.- Porque mienten los secretarios encargados de la investigación al concluir, sin una sola prueba pericial, que la tragedia fue accidente.

5.- Porque se han cometido graves omisiones en la investigación; no preservar la escena del siniestro; cremar de inmediato los restos de las víctimas; permitir que escape la empresa que rentó el aparato, descartar la presencia de explosivos, cuando esa prueba tarda semanas…

6.- Porque es imposible creer al Presidente si engañó a los mexicanos con una “encuesta gansito” sobre el NAIM.

7.- Porque durante su campaña y como Presidente engañó a los ciudadanos y votantes sobre la promesa de bajar el precio de la gasolina.

8.- Porque Obrador mintió cuando dijo que sacaría de las calles a militares y marinos y, en cambio, militarizó aún más la seguridad.

9.- Porque no sería una investigación seria aquella llevada a cabo por un “gabinete carnal”, “un fiscal carnal” y “jueces carnales”.

10.- Porque una investigación responsable no la puede hacer el principal adversario político de las víctimas: el Presidente.

11.- Porque el principal beneficiado de la tragedia es “el bebé Barbosa”, consentido de AMLO.

12.- Porque nadie creerá una investigación parcial, cuando existen montañas de videos que exhiben a Miguel Barbosa, Yeidckol Polevnsky y al propio Obrador, en abierta guerra contra la mandataria y contra su esposo.

13.- Porque Morena y el gobierno de AMLO, a través de Epigmenio Ibarra, se beneficiaron de la grosera campaña de desprestigio por el crimen de los 43 y hoy exigen todo lo que nunca respetaron.

Podrán decir misa en el Gobierno de Obrador, dar maromas como la de culpar “a los neofascistas” y hasta podrán hacer groseros actos de fe…

Pero lo cierto es que el odio, la división y la discordia que por décadas sembraron Morena y López Obrador –y muchos del grupo político que hoy gobierna–, se revierte contra “la cuarta transformación” y pocos creerán el resultado de una investigación nada seria.

AMLO cultiva lo que sembró: división y odio.

Al tiempo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5