×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
04 Junio 2020 04:07:00
Pandemia domada
Escuchar Nota
No hay duda de que Andrés Manuel López Obrador es un político triunfalista. Ya desde el 26 de abril exclamó: “Vamos bien, porque se ha podido domar la epidemia, en vez de que se disparara, como ha sucedido en otras partes”. El 2 de mayo afirmó que, en la pandemia, México “está dando un ejemplo al mundo”. Casi un mes después, el 25 de mayo, reiteró: “Ya se domó la pandemia, ya se alejó el riesgo de una saturación en hospitales que hubiese significado más pérdidas de vidas humanas y mucho dramatismo. Eso, afortunadamente, ya se superó”.

López Obrador no es, por supuesto, el único gobernante optimista y orgulloso de las decisiones que ha tomado ante la pandemia. Donald Trump de Estados Unidos declaró el 5 de mayo a David Muir de ABC News que, a pesar de que ha construido la mejor economía de la historia de su país, “quizá nuestro mejor trabajo es lo que hemos hecho con el coronavirus”.

La verdad es que ni Estados Unidos ni México son ejemplos por sus respuestas a la pandemia. La Unión Americana tiene el mayor número de contagios del mundo, un millón 881 mil 256, el 2 de junio, y de muertes, 108 mil 62. México registra 97 mil 326 contagios, por lo que seguramente habremos rebasado ya los 100 mil para cuando usted lea este artículo, además de 10 mil 637 muertes. Sin embargo, como nuestro país ha aplicado muchas menos pruebas que casi cualquier otro país, 2 mil 275 por cada millón de habitantes, contra más de 40 mil de la mayoría de los países desarrollados, podemos suponer que las cifras reales son significativamente mayores a las oficiales (worldometer).

Este 2 de junio, a pesar del fin de la Jornada Nacional de Sana Distancia y de que el Presidente está en gira por el sureste, el subsecretario Hugo López-Gatell declaró: “No se ha acabado la epidemia, la epidemia de Covid sigue. La epidemia de Covid está en su máximo nivel de intensidad”.

En México y el mundo estamos todavía aprendiendo acerca de la pandemia. Las soluciones fáciles no necesariamente han funcionado. Italia, España y Francia aplicaron confinamientos forzosos con resultados decepcionantes, mientras que Suecia tuvo también malos saldos sin confinamiento obligatorio. El mayor éxito es de los países de Asia sudoccidental, que tampoco tuvieron aislamientos forzosos, excepto por China.

Las diferencias en la aplicación de pruebas hacen difíciles las comparaciones por países. Bélgica, por ejemplo, tiene el mayor número de muertes por millón de habitantes, 822, pero al parecer porque ha aplicado 76 mil 334 pruebas por cada millón de personas, una de las cifras más altas del mundo. Dicen las autoridades belgas (sí, ese es el gentilicio) que su situación solo refleja un mejor registro que los demás.

De momento, ningún país puede declarar que ha domado la pandemia. Los que mayor éxito han tenido en estos primeros meses corren el riesgo de sufrir nuevos brotes conforme abran nuevamente sus fronteras y sus economías. Ninguno puede darse el lujo, por otra parte, de mantenerlas cerradas durante dos o tres años.

Por lo pronto, el 2 de junio se registraban oficialmente 6 millones 475 mil 119 casos en un planeta con 7 mil 788 millones de habitantes. Solo está contagiado el 0.08% de la población global. La posibilidad de que podamos alcanzar pronto una inmunidad grupal, que requeriría el contagio de cuando menos 60% o 70% de la población, se ve lejana. Mientras no haya una vacuna o una cura, nadie podrá afirmar que ha domado la pandemia.


Dominante

Los gobiernos locales estadunidenses no tienen más opción que usar la fuerza pública para enfrentar saqueos y agresiones a terceros. Pero la propuesta del presidente Trump de hacer un despliegue de fuerza para “dominar” a los manifestantes no tiene otro propósito que fortalecer su imagen política de duro.


Imprimir
COMENTARIOS