×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
13 Febrero 2019 03:50:00
¿Para dónde vamos?
Con la gente que platico de todos los estratos sociales, gracias a que tengo cercanía con altos ejecutivos, operarios, funcionarios públicos o miembros de partidos políticos, inclusive de Morena, la pregunta que me hacen es: ¿Para dónde vamos? Unos defienden que vamos para adelante, pero la gran mayoría -y estoy diciendo la gran mayoría, es decir, 90 de cada 100- dice que vamos para atrás.

En vez de que el país se fortaleciera, tenemos dos meses y medio y todavía no se ven rumbos claros, hasta el mismo Banco de México está preocupado por los riesgos que se avecinan, ya que en el primer comunicado de política monetaria de este año, en el que participaron ya los dos nuevos subgobernadores nombrados por el presidente López Obrador, Jonathan Heath y Gerardo Esquivel, expresaron sus reservas y decidieron no mover la tasa de interés, ni para arriba ni para abajo.

Indicaron que no entienden todavía el entorno actual y que siguen presentándose riesgos de mediano y largo plazo que pudieran afectar la economía del país y, por ende, su crecimiento, es por eso que los nuevos subgobernadores prefieren una política monetaria prudente y firme que pueda más o menos traer un ambiente de confianza y de certidumbre para los inversionistas, genere una mayor productividad y permita tener finanzas públicas sostenibles.

Se habla mucho de rescatar a la Comisión Federal de Electricidad y a Pemex usando recursos públicos. Estamos hablando de unos 10 mil millones de dólares para poder rescatar a Pemex y seguir teniendo la misma capacidad de producción petrolera, mientras que la Comisión no canta mal las rancheras, pero el utilizar recursos públicos para inyectarles podría llevar a incumplir con el superávit fiscal prometido para 2019, y en consecuencia, lo lógico y más factible es que todas las calificadoras degraden la deuda nacional como lo hicieron con la Pemex.

¿Saben lo que va a pasar, mis queridos 79 lectores (ojalá que esta semana tengamos más)? Pues al ocurrir esto, el Gobierno de López Obrador tendrá que ver la salida de grandes capitales golondrinos porque las calificadoras van a degradar la nota crediticia del país y con esto va a haber una presión tremenda al tipo de cambio, lo que traerá como consecuencia también presiones inflacionarias.

O sea, queridos lectores, por donde la vean, la respuesta a la pregunta ¿para dónde vamos? es que vamos a la incertidumbre porque si toma el paso el señor Presidente de prestarle el dinero público a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad, ya saben ustedes el escenario y que nos agarren confesados porque el tipo de cambio, es decir, el dólar subiría hasta 28 o 30 pesos y la inflación no se diga. Seamos realistas, ni el aumento de sueldo que dieron a principios de este año va a alcanzar para mitigar la inflación que se viene.

¿Para dónde vamos? Depende en mucho de las decisiones que se tomen a corto plazo. Si ustedes conocen a algún legislador, algún gobernador, algún presidente municipal, algún diputado local, díganles lo que puede suceder para que ellos puedan externarlo y conducirlo a los congresistas de México. Dijo el compadre “Estábamos mejor cuando estábamos peor”, pero también depende mucho de nosotros. ¿Y ustedes qué opinan?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5