0 1 2 3
×
4
Mónica Ceballos
Mónica Ceballos
ver +
Mónica Ceballos Angulo (6 de marzo de 1973, Guamúchil, Sinaloa) Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con Maestría en Administración y diplomada en Periodismo por el ITESM Campus Monterrey. Se ha desempeñado en las áreas de Relaciones Públicas, Comunicación Organizacional y Periodismo especializado. Su mayor pasión es la defensa y difusión de los valores familiares y femeninos en aras de lograr que cada miembro en la sociedad sea reconocido por su esfuerzo y dedicación.

" Comentar Imprimir
01 Agosto 2011 03:00:03
Para no ahorrar sobran pretextos
Escuchar Nota
“No me alcanza”, “gano muy poquito”, “siempre me lo gasto”, ¿cuántos pretextos conoce que impiden ahorrar dinero? ¡Seguramente millones! Pero lo expertos en finanzas, que se dan a la tarea de analizar no sólo las cuestiones que competen a la economía del estado o el país, sino también lo que se puede comprar con el sueldo de una persona común, aseguran que en realidad, cualquier persona que se lo proponga puede tener “un guardadito”, y si lo pregonan con tanta vehemencia ha de ser por algo ¿no cree?

A lo mejor pecaré de optimista, pero aun a sabiendas de que las cosas, incluso las básicas para vivir, están cada vez más caras y que los sueldos rinden menos, la posibilidad de ahorrar nunca debe pasarse por alto, considere que se trata de su propio bienestar. Mírelo así: si guarda por lo menos un peso al día, al final de mes tendrá 30 que antes no, que por lo menos no gastó en nimiedades.

Tiene que empezar por poner orden y ser disciplinado y el primer paso es elaborar un presupuesto. No frunza el ceño, un presupuesto puede ser en una hoja común y anotando los gastos fijos que tiene en la semana o en el mes, según se le haga más fácil. Debe indicar lo que gana contra lo que tiene que gastar. De ahí determinará la cantidad que le quede disponible para guardar. No se ofusque: no importa el monto, sino la intención.

Establezca una razón para el ahorro: imprevistos, vacaciones, guardarropa, un mueble, los juguetes de Navidad, etcétera, esto permite alcanzar sus metas porque lo ve como algo real y tangible, también es importante determinar un periodo para evaluar si logró la meta de dinero ahorrado, si es así, puede entonces planear qué hará con lo que ahorró, si no, también es saludable que revise las causas que impidieron alcanzar el objetivo.

¡Fíjese bien!

» Según expertos, no es seguro ahorrar en tandas o debajo del colchón, principalmente porque conlleva riesgos ya conocidos.

» Este plan puede ajustarse a sus necesidades personales y familiares: puede incluir a sus hijos en él de modo que vean cómo es que con tenacidad se logran los objetivos, sin importar su envergadura. Recuerde que el ejemplo mueve voluntades, los sermones no.

» En lo personal creo que el método es lo de menos: si decide abrir una cuenta o comprar una alcancía está bien, lo importante es que ponga en práctica el hábito del ahorro.

» Establezca una cantidad fija para su ahorro: un peso al día, 10 pesos a la semana, 100 pesos al mes, lo que pueda y lleve un registro para evaluar el cumplimiento de las metas.

» Haga una relación de su “gasto hormiga” del día: las galletitas, el cigarrito, lo que le puso de saldo al celular y ni siquiera lo necesitaba, etcétera, verá que de ahí también puede juntar dinero.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22